Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2013

Podría, pero.

Podría hablaros de lo que se siente en el pecho cuando te sonríe, o te dice cualquier estupidez que os hace estallar en mil carcajadas. Y podría contaros qué se siente al tener sobre tus labios unos labios como los de él. Podría hablaros de su pelo negro, de esa sonrisa que parece que haya estado creada a la perfección. Incluso podría contaros la sensación de bienestar que puede darte su olor, o el sentir sus brazos al rededor de tu cuerpo, abrazándote. Podría contaros mil cosas de Raúl, sobre sus gustos o sus manías.
Podría hablaros de las veces que he cerrado los ojos y he deseado volver a un punto del pasado para evitar que aquel día todo fuera mal y acabara. Si hubiera sabido todo lo que hoy sé, mis caminos habrían sido diferentes aquel día. Podría contaros sobre todas esas veces que me he aguantado un beso, una palabra de apoyo, un abrazo. Podría hablaros de lo mucho que le he echado de menos en días señalados, y también en días ordinarios. Podría deciros que sentí que le conocía …

I que s'aturi el temps.

Imagen
Mira'm als ulls i pensa en avui. No miris el demà, només l' avui. En que estàs aquí, i jo t'estic mirant. I que s'aturi el temps, si us plau, i que ens miri, amb enveja, al veure el nostre somriure. 
Estima'm, sense por. Com si ja no importès el que puguin pensar els altres sobre tu, sobre mi, sobre nosaltres. Digues que m'estimes, si us plau, que necessito escoltar la teva veu a cau d'orella. Només els teus braços abraçant-me, i em faràs la més feliç del món. Mira'm, mira'm i digues que has estat esperant aquest moment tant com jo.Però no deixis que parli la raó, que podria dir coses que no volem escoltar. Només els batecs del cor, només tu, les teves mans a la meva esquena, i jo, apropant-me a tu, tant, que pugui respirar la teva aroma. No diguis res, millor, que avui no necessitem paraules. Digues amb la mirada allò que necessito escoltar. Només això, només ara, només nosaltres.

· · ·

Imagen
Hacías de lo difícil algo fácil, y eso no lo consigue cualquiera. Lo que daría por abrazarte este invierno, sentir tus palabras en mi oído, así, a menos dos centímetros de mí. Olerte de cerca, perderme en tus ojos. Y besarte, y arrancarte las dudas a mordiscos. Y enredarme en tu abrazo.Porque no sabes lo duro que se me hace tenerte ahí, delante, y no poder decirte lo guapo que estás cuando no te afeitas. Y joder, es que me siguen convenciendo tus ojos si tus pupilas apuntan directas a mí. Y sé que esto está mal, sé que no debería de estar echándote de menos, y sé que todo es tan complicado que no volverás. Pero, ¿tú qué sientes cuando me miras? Si yo me muero por besarte. Me muero por compartirlo contigo todo. Que me muero por jugar a la play contigo, o sentirte a mi lado al caminar por la calle. Que me muero por cenar contigo en cualquier lugar del mundo, y ser tu otra mitad, tu chica, tu 'tengo ganas de besarte'. Que me muero por volver a acariciarte la nuca y besar tu cuell…

Si tú me olvidaste.

A estas alturas ya no voy a engañarte. Sí que te echo de menos. Echo de menos desde tus 'bona nit' o tus 'te quiero' hasta tus manías más tontas y tu manera de reír. Y los besos en el cuello, y sentir tu respiración a centímetros de mis labios. El poder hablar contigo sin ninguna excusa y de cualquier tontería. Joder, echo de menos hasta los enfados tontos. Echo de menos que me muerdas el labio inferior y tu cara de: ' Quiero besarte'. Echo de menos tu mano cogiendo la mía, y hasta echo de menos nuestros besos de despedida. Y mira que jamás me gustó despedirme de ti... pero ahora daría cualquier cosa por vivirlo una vez más. Aunque esta noche estemos lejos, aunque ya no me pienses ni eches de menos mis tonterías. ¿Cómo ha sido tan fácil para ti, Raúl? Si yo cuando me pongo a pensar en ti se me llena el alma de nostalgia y de recuerdos. Instantes felices. ¿Cómo no voy a echar de menos tu voz susurrándome? Si eras mi medicina. Dime cómo lo hago para olvidar aquel…

Busco la respuesta en tu mirada.

Imagen
Buscando una respuesta alcé la vista al cielo y contemplé las nubes. Me pregunté si eran tan grises como aquellas nubes que un día hicimos nuestras. Le miré a los ojos como pidiéndole una explicación pero él solo me dio su silencio como respuesta. Jamás había entendido nada de lo que había sucedido entre nosotros desde que terminó. Pero ya no me esforzaba en entender nada, sino en buscar en sus ojos la respuesta que jamás encontraba. Un millón de preguntas revoloteaban en mi cabeza: -¿Ya lo has olvidado todo? - te preguntaba. - ¿Y ha sido fácil dejar de echarme de menos?- pronunciaban mis labios. Pero tú ya nunca respondías. Quizá para no hacerme daño con tu respuesta. Y lo peor es que tu silencio afirmaba mis sospechas. Miré por última vez aquel día ese cielo y sin decir una palabra más me fui. Te dejé sumido en tus pensamientos sentado en cualquier lugar de la ciudad mientras yo
volvía a casa con el corazón en la mano. Aquel día nos faltaron palabras que ahora callábamos para alivia…
Imagen
Tuve que ver cómo te alejabas y en silencio echar de menos cada palabra. Tuve que mirarte a lo lejos y resignarme. No te iba a rogar que te quedaras, porque lo último que necesitabas era yo. Yo ya no estaba en tus planes así que me quedé sentada mientras tú empezabas a volar lejos de mí.


Últimamente estoy hundida.

Imagen
No puedo con todo esto. No puedo. Nada está bien. Y si ella se va... si ella se va mi mundo se acaba de romper. ¿Qué es lo que he hecho mal? ¿Dónde estuvo el error? Lo único que me está enseñando la
vida, a base de golpes, es a fortalecerme. Pero yo ya no vivo, solo sobrevivo. Pasan los días y me invade un vacío enorme. Yo no sé hacia adónde pero sigo caminando. Y yo ya no puedo explicarle a nadie lo que me pasa porque todo esto me ha acabado superando. Me he fallado a mí misma. Yo debería de ser más fuerte, debería ser feliz. Pero parece que el mundo se ha puesto de acuerdo para darme la espalda. ¿Cómo puede pasarme todo esto a mí? Yo no quiero que ella se vaya. Ni que él se aleje. Pero creo que últimamente ya nadie cuenta conmigo. ¿Habré fallado de nuevo? Una tristeza enorme me abraza, y no pienso apartarme, porque es la única que me estrecha entre sus brazos. Ojalá las cosas cambien... ojalá.

Oblidar-me ha estat tan fàcil per a tu...

Imagen
És trist que t’hagis oblidat de mi. És trist pensar-te i saber que tu ja no recordes els moments que vam viure. Trobar-te a faltar totes les nits, estirar-me al llit, tancar els ulls, i voler agafar un record i portar-lo al present. És trist que ja no pugui tenir els teus llavis sobre els meus. Trist que ara estiguis a prop, però de vegades tan lluny. Jo només vull saber què n’és de tu. Ja pots viure sense el meu somriure? Jo encara penso en el teu quan tinc un dia trist. Però de res serveix dir tot això, si cap cosa podrà canviar. Per què ha estat tan fàcil per a tu? Per què tu no tanques els ulls i em penses? Per què tu no revius els petons al teu cap i desitges fer-me un petó un cop més? Per què tu ja pots mirar-me sense pensar en un ‘nosaltres’? Per què? Tan de bo jo pogués mirar-te sense pensar que estàs més guapo que mai. Sense mossegar-me la llengua per no dir-te que no he deixat d’estimar-te des de que vas decidir marxar.
Sóc incapaç de ser fort si et tinc a centímetres de mi…

Avanzas. Retrocedes. Me pierdo. Te pierdes.

Imagen
Huías, corriendo. Te alejabas a toda velocidad de mí. Y mientras avanzabas te girabas a contemplarme. Ya no de cerca, ahora a lo lejos. Pero yo sentía tu mirada fija en mí. 
Te hubiese gritado que te quedaras un poco más. Pero  ya no querías quedarte. Yo ya no tenía fuerzas para tirar de tu brazo, ni para alzarme hasta alcanzarte. Te habría dicho lo guapo que estabas aquella noche. Pero yo siempre he sido de las que se callan y mueren por dentro. Quédate conmigo un poco más. Miénteme y dime que te siguen gustando mis besos. Pero no te vayas. Avanzas. Retrocedes. Me pierdo. Te pierdes.
Estúpido intento de alejar dos imanes que se atraen para después repelerse. Estúpido intento de separar dos corazones porque la razón lo pide. Te conté entonces que había esperado demasiado y que si por mi cabeza fuera yo ya me habría marchado. Pero tú sabías como nadie que nunca he sido cobarde. Por eso corrí tras de ti. Por eso tú te giraste una vez más a mirarme. Por eso volvimos a sentir esa ráfaga de …

#

Imagen
Prenderle fuego a cada gota de lluvia. Porque a base de llover, se mojaron mis planes. Y a base de soñar, me olvidé de que mientras mi cabeza volaba lejos, mis pies pisaban un mundo paralelo en el que no quise estar. Pero he aterrizado, ahora sé dónde estoy, de dónde vengo, y sobretodo hacia adónde voy. Sin máscaras, ni pasado, ni miedos. Noelia, solo Noelia, tan transparente y directa como siempre. Voy a ser feliz. Porque creo que yo también lo merezco.  




















Disfrazarme de héroe.

Imagen
 Lo único que me pasó es que llegó un día en el que ya no soporté tenerte lejos. Y entonces me di cuenta de que yo no era fuerte, y nunca he sido fuerte. Quería disfrazarme de héroe, porque creía que volando lejos de la ciudad los problemas se quedarían ahí. Pero resulta que cuando vuelas los problemas vuelan contigo. Te estuve echando de menos durante días, noches. Y estuve queriéndote decir cosas que por miedo a destruirte me callé. Quise gritarle al mundo tanto...y quise abrazarte tanto. Pero te miraba mientras te paseabas con tu sonrisa, y mientras veía como tu vida avanzaba me iba a acercando a ti. Como si tu piel siguiera siendo mía y las noches que te regalé siguiesen latentes en ti. Como si la vida fuese fácil de repente. Me di cuenta de muchas cosas. La primera es que tenía miedo de quererte, que siempre había tenido miedo, y esa es la única excusa que puedo darte cuando decidí alejarme de tu mundo. Y la segunda es que sabía que tú me querías, y eso me daba aún más miedo. ¿Y …
Imagen
Qué triste es que ya no leas mis palabras.
Porque siguen siendo  tuyas.

¿Sabes? no sé en qué punto nos encontramos. Es más, creo que dejé de ser parte de ti.
Pero no puedo evitar sentirme unida a ti. Como si tus fracasos fueran también míos, y pudiera compartir tus éxitos. Como si pudiera reír contigo, y abrazarte cuando todo vaya mal. Como si tú aún me necesitases como yo a ti.
Pero me trago mis palabras. Y si quiero abrazarte, me contengo. Y si quiero besarte, sólo te miro en silencio. Porque nos separa una fina línea que la última vez que cruzamos hizo que te alejaras de repente de mí. Como si aquellos besos no hubieran sido sinceros. Como si tú no sintieras lo mismo que yo con esas caricias. Como si no me lo hubieran dicho todo tus labios al rozar los míos. Y lo que más me dolió cuando después de avanzar retrocediste fue que supe que algo se había movido ahí dentro. Que tú también habías sentido lo que sentí.
¿Sabes? Podría mirar tu sonrisa sin cansarme durante horas. Y podría quedarme…

C u a t r o

Imagen
Hoy es día doce y ya han pasado cuatro meses. Cuatro meses de ese día lluvioso, cuatro meses de un primer beso con el mar de testigo. Cuatro meses de ese inocente ' Te quiero'. Cuatro meses de todo. Supongo que si escribo sobre ti es porque estoy completamente segura de que ya no entras y lees nada de lo que ponga. ¿Sabes? Me alegro de que estés ahí. Me alegro de sentir magia cada vez que te miro a los ojos. Y me alegro de que no nos alejáramos. Me alegro tanto de ver tu sonrisa todos los días que mis palabras se hacen mudas si me miras.
Hoy hace cuatro meses que todo empezó, tres que todo acabó. Me gusta más pensar en lo primero. Se me hace más fácil sonreír si te recuerdo con tu sudadera gris, al pie de unas escaleras, besándome. Se me hace más fácil si pienso en todo aquello que dijimos un día. Se me hace más fácil mirarte y pensar que aún existe algo de magia. Aunque después me repita constantemente que tú dejaste de necesitarme.
Si escribo aquí es porque sé que ya no te hac…

Rompiendo tópicos, me cuelgo en tu sonrisa.

-Te dije que necesitaba estar solo. Era una noche fría de marzo. Y tú estabas ahí plantada, delante de mí. Te miré. Tú, tan serena, tan tú. La chica de las mil sonrisas y las mil caricias. Un rubio casi de oro en el pelo. Una sonrisa sincerísima. Te sentaste a mi lado, contradiciendo todas mis palabras, sin si quiera hablar. Partiste todos y cada uno de mis esquemas. Como si hubieras llegado a mi vida para cambiarle la dirección, para poner el peso sobre el lado de la balanza que siempre iba perdiendo y darle el peso que necesitaba para empezar a ganar. Me cambiaste los planes.
Necesitaba estar solo. Pero había empezado a querer que no te fueras. Te miré. Sentada, ahí, observando el mar, como si contemplaras tu propia libertad. Siempre tan sencilla y transparente, que acojonaba mirarte a los ojos por miedo a descubrir todo lo que estabas pensando. Tus ojos siempre gritaban lo que tus labios callaron. Siempre fuiste esa mitad rota, desigual e imperfecta.
Pero valías más que cualquier mi…

Alzar el vuelo.

Imagen
Esperé demasiado. Tenía que verte una vez más, tenía que saber que eras real. Tenía que probar, tenía que saltar, tenía que alzar el vuelo. Claro que tenía mil posibilidades de caer, pero no iba a quedarme mirando las nubes des del suelo. Tenía que alzar los brazos, tenía que tocarlas. Tenía que saborear la dulzura de los sueños, y probar el tacto de ese cielo que tan inalcanzable me había parecido siempre. Pero todo en la vida tenía un toque agridulce. Y todo lo que sube baja. Y si levantaba el vuelo algún día algo me haría aterrizar. Pensé en lo puta que es la vida, y me hice tantas preguntas como respuestas que jamás hallé. Pero al fin y al cabo me cosí las alas, y volví a alzar el vuelo. ¿Qué era la vida sin intentos que abocaban en fracasos? Todo error, toda experiencia te hace crecer. Y al final te das cuenta de que eres simplemente un conjunto de fracasos y éxitos. Y que estás hecho de sueños con toques de realidad. Como si tú fueras tu propio equilibro, tu propia balanza. Com…

Mi cero a la derecha.

Imagen
- Me da miedo todo esto porque yo siempre he sido un cero a la izquierda para todos.
- Siento romper tu racha de mediocridad...pero, puestos a confesarnos, en mí, tú eres el cero a la derecha. 
- ¿Me estás hablando en serio?
- Creo que nunca antes había sido tan sincero. 



















Este finde fuera me servirá para alejarme de todo un poco y aliviarme después de esta semana tan dura.

Dos gotas de agua.

Imagen
Apoyada en tu pecho el mundo se veía pequeño, y nosotros éramos los gigantes.
Ahora el mundo es enorme y tú y yo nos hemos hecho pequeñitos. Diminutos, como dos gotas de agua que impactan contra el cristal de un coche y se pelean por ver cuál llega antes.Resbalamos.
Nos deslizamos. Es suave, y parece que no sea doloroso. Pero tal vez lo sea. Tal vez mi gota quiera frenar a cada instante porque no quiera llegar a ninguna parte, y sólo quiera impactar constantemente con tu gota. Quizá quiera una lluvia intensa, donde debajo de ella estemos tú y yo. Empapándonos con todo aquello que no nos dio tiempo a decir, hacer, sentir.
Me pierdo en la inmensidad de esta noche, y me pierdo en el agujero de tu mundo. Como colándome por las rendijas de tu vida, asomo la cabeza, y le echo un vistazo a tus ojos para saber cómo estás sin tener que preguntártelo. Lástima que tus ojos ya no me miren, porque ya no puedo leer tu mirada. Porque ya no nos decimos nada. Pero tengo tanto que contarte, tanto y tantas…

Palabras que ya no leerás...pero que siguen siendo tuyas.

Imagen
Me arrepentiré tantas veces de dejarte atrás como veces en las que te mire. Siento mil veces al día ganas de volver a hablarte. Es duro estar sin ti. Sin saber de ti. Sin que tu voz, tu mirada, tú…te dirijas a mí.
No es que pensara que sería fácil, pero pensaba que era más fuerte. ¿Ingenua? Demasiado. Volver ahora, como si nada, no sería justo para ti. No es justo que yo me vaya y después vuelva.
Es por eso que no puedo regresar atrás. A lo hecho pecho, y me duele. No sabes cuánto duele. Intento adivinar tus pensamientos, pero te encuentras demasiado lejos de mí. Hoy me he derrumbado cuando he visto que ya no llevabas ese pendiente que te regalé. Es como si la última parte que quedaba de mí ya se hubiera ido de ti, y ni rastro de Noelia.
¿Cómo estás? Me pregunto eso tantas veces al día…que he perdido la cuenta. Pero es absurdo, decidí irme, decidí alejarme, y sé que no puedo con todo esto. Sé que no aguanto un segundo más lejos de ti, pero me aguanto. Me aguanto y bajo la mirada. Me…

Intento inútil de ser feliz.

Imagen
Aunque lleve el corazón en la garganta todo el día y por las noches me deshaga. Y aunque se me haga pesado levantarme de la cama todos los días por el simple hecho de que sé que ya no estás. Despegar en el cohete de mis pensamientos y aterrizar en cualquier lugar menos en el que quiero estar. Decidir usar la razón por primera vez en mi vida, porque sé que así dolerá menos. Pero sufrir todos los días porque voy en contra-dirección a lo que mi corazón dicta. Sé que no soy una chica valiente, ni fuerte...pero saco las fuerzas de los bolsillos, saco las fuerzas de donde sea, porque necesito luchar. Necesito luchar en ésto. Y me cuesta más de lo que desearía...y cuando nadie me ve me rompo. Y a veces la tristeza supera con creces mi alegría, y finjo que estoy bien aunque todos sepan que no.
Es girar la vista si me lo encuentro, es hacer oídos sordos a su risa, o si escucho su respiración tras de mí. Es ignorar su olor aunque sea lo más perfecto que he olido nunca.
Y desengancharme de los rec…

Quizá soy una egoísta....

Imagen
Hundo mi faz entre mis manos. Sentada en el suelo, el mundo se me queda grande. Ahogo mis penas en el llanto. Todo aquello que he callado durante el día, todo aquello que me ha dolido, todo aquello que arde. Trago saliva. Y pienso en que soy una cobarde por irme sin dar explicaciones. Pero me siento incapaz de mirarte y decirte: ' Es que no puedo hablar contigo, reírme a tu lado, abrazarte, porque tú quieres ser mi amigo y yo te veo como mucho más que eso'. 
Miro hacia adelante. Mi habitación sigue intacta. Los peluches en su sitio, esas fotos en su lugar. Incluso la silla parece estar inclinada y perfectamente colocada como siempre. Pero ya nada es igual. Lloro de impotencia. Lloro porque me duele el corazón. Lloro porque no tengo derecho a nada, y mereces más explicaciones de las que soy capaz de darte. Y lloro sobretodo porque el día se me ha echado encima, y junto a él, la semana, y sé que el mes también lo hará.
Se me está haciendo jodido olvidarte. Y no puedo. Me frustra m…

El porqué de mi huida.

Imagen
- ¿Sabes qué pasa? Que me encantaría, me encantaría seguir formando parte de ti, fuese de la manera en que fuese. Ser amigos, si quisieras, colegas. Que me contaras tus penas y yo llorase en tu hombro. Pero...no puedo. Porque cuando te miro yo no veo a un amigo. Cuando te miro veo unos labios que fueron mi paraíso privado. Veo unas manos que acariciaron mi piel, unas manos que agarré para pasear por un puerto un día lluvioso cualquiera de octubre. Y ahora tienes que entenderme, debes hacerlo. Yo entendí que abandonaras, incluso entendí que me besaras y después quisieras que nos olvidásemos. Entendí tu huída, entendí tu rechazo y entendí que entre los dos ya no habría absolutamente nada. Ahora debes entender que esté distante, o fría. Yo no puedo estar oliéndote, a dos centímetros, o abrazándote. O contándote qué es lo que pasa por mi cabeza cuando me callo la mitad de las cosas que me duelen sólo porque tienen que ver contigo. Es por eso que ahora te pido paciencia, o yo qué sé. Me va …

Lo que fue de nosotros.

Nerea me miró atenta, investigando qué era aquello que estaba pasando por mi mente, leyéndolo en mis ojos, pero sin adivinarlo. 
- ¿En qué estás pensando, Noe? ¿En él? Nunca me has hablado de él. - Porque lo nuestro acabó... - ¿Cómo es? ¿Cómo se llama?...Cuéntame algo sobre vosotros. - Raúl, se llama Raúl. - ¿Qué pasó con vosotros?  Suspiré. Miré hacia el otro lado de la plaza. Miré las estrellas, que brillaban lejanas, ajenas a todo el tormento que estaba cayendo sobre mí en aquel momento. Parecía que el dolor se sujetaba a mis espaldas, me cortaba la respiración y no me dejaba articular palabra. - Que acabó. La verdad, no me lo esperaba. Pero después de que acabara hubieron cosas- suspiré- Cosas que me dieron las fuerzas que necesitaba por seguir luchando. ¿Sabes? Yo sabía que él me echaba de menos, lo sabía. Y de alguna manera sabía que algún día tendríamos que volver a estar juntos. Pero... - ¿Pero?- me miró impaciente, le sonreí con tristeza, y le acaricié la pierna, como calmando sus an…

Mi mundo se ha roto.

Imagen
Hoy me he dado cuenta de muchas cosas. La primera es que mi mundo está derrumbándose. Puedo jugar a que soy fuerte, puedo construirme mil muros, mil murallas enormes. Puedo ser optimista, puedo sonreírle al mundo tantas veces como quiera...
Pero lo cierto, es que estoy jodida. Siento el escozor de mil heridas en la piel. Me he dado cuenta de que dos de las personas que más quiero probablemente no vuelvan a dirigirse la palabra. Me he dado cuenta de que no puedo jugar a ser como Dios y querer que todo sea perfecto, porque ni yo soy perfecta, ni las personas de mi alrededor lo son.
He aprendido que van a ser unas semanas muy jodidas, y que me va a costar tirar hacia adelante. Otra de las cosas de las que hoy me dado cuenta es de que él ya no me quiere, ni me echa de menos. Me he dado cuenta de que ahora sólo soy una amiga. Amiga. Y me he dado cuenta de que he estado intentando luchar por algo...todo este tiempo. Algo que jamás voy a recuperar. Él ya nunca va a volver. Es por eso que dejo …