Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2014

Adiós, año feliz...

Imagen
Este 2014 he sentido más que ningún año. He hecho cosas de las que me arrepentiré y no he hecho cosas que quería hacer. He perdido a amigos que se fueron, porque al fin y al cabo ya no necesitaban estar en mi vida. He amado con todo el alma y he estado enamorada. He cantado, bailado, reído, llorado, sufrido, sentido, besado. He cambiado y también aprendí a creer en mí misma.
Enero trajo consigo mis dieciocho años. Y ese día estuve acompañada de la persona que amó cada parte de mí.
Febrero vino con un San Valentín enorme y un montón de momentos junto a las personas que más quiero, porque celebré mi cumpleaños y todos estaban ahí.
Marzo, fresco y feliz, como siempre, me regaló  cosas mágicas que jamás seré capaz de contar a nadie y guardaré siempre en mí.
 Abril sumó diecinueve años a la persona que más quise, y ese día lo pasamos solos, juntos y haciendo mil locuras.
Mayo trajo bajo el brazo mi segundo de bachillerato y me gradué. Fue increíble hacerlo junto a mis amigos y mi familia. Estab…
Puso la pistola entre mis manos y yo no dejé de temblar.
- Espera, eh, no, no te vayas, Pablo, yo no sé cómo va esto.
Se giró para mirarme, fue solo un instante, pero torció el labio y me dedicó una sonrisa mientras me guiñaba el ojo.
- Sabrás utilizarla cuando lo necesites.
Desapareció.
Como la niebla aniquilando el paisaje, mis sentidos quedaron presos del pánico. Mis manos no dejaban de temblar y mantener el pulso se convirtió en misión imposible. No paraba de escuchar gritos a mi alrededor, también susurros. El viento golpeaba con fuerza mi cara, el pelo se me enredaba y no podía ver bien. Estaba sudando, pero era un sudor frío. Los nervios ganaban la batalla esta vez. No podía pensar con claridad y la palabra suicidio paseó por mi mente.
Pero de repente recordé la voz de mamá diciéndome: ' El mundo es horrible ahora mismo. Esos seres sin vida van a acabar con toda señal de felicidad. Pero hija, tienes que prometerme una cosa. Prométeme que vas a cuidarte. Prométeme que vas a …

Solo son delirios de una noche...

Imagen
¿No has tenido nunca la sensación de que el mundo te queda grande? Te despiertas cada día y parece que vives lo mismo una y otra y otra vez. Todos lo llaman un nuevo día pero tú sigues pensando que se parece mucho al de ayer. Haces vida normal e incluso sigues siéndole fiel a tus aficiones. Y además, consiguen hacerte sonreír o reír a carcajadas de vez en cuando. Pero existe una fracción de segundo en la que tú misma eres consciente de que tu mundo interior es muy diferente al que los demás ven desde fuera. Cuando suena el despertador, cuando abres los ojos por las mañanas automáticamente lo piensas. Lo sabes. Sabes que todo es diferente. Y durante segundos el levantarte de la cama se te hace pesado, y preferirías quedarte en ella porque sientes que no tienes ganas de que se repita un día así. Tan vacío. Tan amargo. Tan auténtico y a la vez tan...Tan diferente a lo que habías tenido antes. Esos segundos de las mañanas son los que hacen que te sientas frágil, débil, ingenua, cansada. …

Aunque no lo leas, es lo único que puedo escribirte.

Sé que no me lees, porque si realmente tuviera la certeza de que lo haces, no estaría escribiendo esto. He pensado en desaparecer del blog por un tiempo, y es por eso que hoy voy a darme la libertad de escribir todo lo que siento. Porque no sé cuándo volveré. Y necesito decirlo.
Han pasado ya algunos días desde que supe de ti, desde que te vi, y desde entonces no he vuelto a saber nada  más. Quizá muchos piensen que eso es lo mejor, aunque yo solo pienso que es lo más doloroso del mundo. No está siendo fácil, la niña pequeña que dormía en mí se ha despertado y por las noches le invade una soledad imborrable. Mira hacia la pared, ahora vacía, y consigue recordar de memoria esas fotografías que ya no están. Parece tan fácil quitar los recuerdos, hacerlos a un lado...Que me pregunto por qué en mi cabeza no está siendo tan sencillo.
El momento en que vi que ya no podía saber nada de ti fue uno de los más dolorosos. Dejé de mirar el teléfono esperando algo, porque sabía que habías borrado …

No hay palabras...Hoy hay sentimientos.

Imagen
Te conozco de siempre, 
llegaste hace un rato. 
****
Puede ser que vuelvas otra vez y hagamos Navidad 
y te roce la piel una estrella fugaz. 
Ayer te pude ver. Creo que eres más feliz. 
Me dio por recordar tu manera de arder. 
***
Cuídate, nos debemos la vida.



Siento que tuvieras que borrarme de tu vida para quitar el dolor que suponía ver algo de mí.
Y siento no saber nada más de ti. 
Y siento no querer sentir.
Y me siento perdida. Y me siento diferente.
Y me siento vacía.

Y siento tener que escribir.
Y siento que ya no me leas. De veras que lo siento.
Hoy ha habido un incendio en mi escalera. Y no te estoy hablando con metáforas. Literalmente, ha habido fuego. Como hace doce años atrás. Como aquello que te conté tantas veces.
No ha sido nada grave. No ha pasado nada, absolutamente. Todos estamos bien.
Pero por un momento he pensado en que estas son las cosas por las que te habría llamado. Para contarte que cuando he llegado a casa me he asustado. Para explicarte que por un momento he pensado que si hubiera pasado algo tú jamás lo habrías sabido. Que no te lo podría haber dicho.
Y que eso me ha hecho romperme.
Si cierro los ojos siento que me abrazas. Necesito abrazarte. Y a la vez necesito olvidarme de esto. Porque sé que por mucho que desee ver tu sonrisa ya jamás la tendré enfrente de mí.
Y cómo duele no verte, no saber de ti, absolutamente nada. Cómo duele estar sentada en el metro y recordar las veces que ahí mismo, quizá en ese mismo vagón, tus brazos rodearon mi cuerpo.
Y cómo duele ver en el reflejo que ya no hay nadie al lado p…
Quería cambiar mucho. Tanto que no supe qué decir. Un 'Ten suerte' habría bastado. Pero igualmente era un 'Ten suerte, pero sin mí'. Me habría ahorrado la segunda parte pero creo que es lo más cierto que habría podido decir. ¿Cómo te despides de alguien que lo ha sido todo? ¿Cómo empiezas a cambiar tu vida? O mejor dicho...¿Cómo empiezas a asumir que tu vida está cambiando? Me aferraría a cualquier cosa, pero no quiero aferrarme. Ya no puedo hacerlo. Porque cuando te he visto llorar he pensado: 'Es adorable la manera en la que resbalan las lágrimas por sus mejillas'. Y después he pensado: 'Ojalá no tuvieras que derramarlas'.  ¿Por qué siento como si unas manos invisibles estuvieran apretando mi corazón? ¿Por qué cuesta tanto no mirar si estás?  Me habría quedado tanto tiempo a tu lado que nos habrían faltado los dedos de las manos para contar cuántas sonrisas habríamos exhalado.  Pero tengo que dejarte ir. Porque cuando quieres a alguien no debes de ser e…
Sé que pueden pasar 2 cosas: O utilizaré demasiado el blog o lo dejaré de lado. Esta vez creo que será la segunda. Disculpadme, aquellos que me leáis Volveré.
Una mariposa sin alas sigue siendo una mariposa.


 Y esto podría ser poesía. Pero no lo es.

''Estoy aquí''

Imagen
Eras esa calada imprecisa de un cigarro infumable. No quería consumirte porque no quería perderte. Así que solo te miré y dejé que tú hablaras, para ganar tiempo e intentar ser fuerte. Para hablar después sin que la voz me temblara. Para declararme inocente cuando dictaras sentencia y decir que  solo soy culpable de quererte.