viernes, 20 de junio de 2014



Ella estaba loca. Perdidamente. Y quizá fue lo que me empujó a quererla.
Ya no existían las agujas de un reloj, el tiempo, o el viento. Ya nada giraba en la misma dirección. Y romper con la monótona y racional vida fue lo que me hizo ver que realmente tenía que agarrarla con todas mis fuerzas. No soltarla. Ni atarla. Solo caminar a su lado, de la mano, compartiendo sus risas o la velocidad a la que iba su cabeza, maquinando cada una de esas tonterías que me hacían reír. 
Por las noches, a veces, me tumbaba en la cama y pensaba: ¿Qué sería de mi vida sin esa locura...?
Entonces me di cuenta de que había dejado atrás un yo que vivió otra vida.
Que ella me había regalado una oportunidad. La oportunidad de ser al fin feliz. Felices. 
Ahí estaba el secreto. Ella no formaba parte de esa vida gris que me había traído mala suerte, porque cuando ella llegó, la suerte cambió su rumbo, y por primera vez en mucho tiempo, apuntó en mi dirección.
Sé que fue ella quien la colocó justo ahí, apuntando al corazón. 

miércoles, 18 de junio de 2014


Te quiero como no quise antes, te quiero porque eres natural. Porque no hay que tocarte con guantes y hablarte sin primero pensar.


sábado, 14 de junio de 2014

Supongamos que me has preguntado que cómo me va la vida. Y entonces yo te respondo que bien, que ha empezado mi verano. Y que quizá empiece a trabajar.
Que al fin, con dieciocho inviernos, acabado el bachillerato, voy a disfrutar de este calor, de la playa,y de mil aventuras.
Sí, que con mi chico me va bien. Te diría que al fin le he encontrado. Y tú te reirías y dirías '' Te dije que había alguien para ti en el mundo''. Yo sonreiría con nostalgia. Nostalgia de nuestra amistad. Entonces añadiría que echo de menos hablar contigo y que digas tonterías. Y que aunque finja que te odio quizá no lo haga y solo sea la rabia de que hayas hecho tantas cosas mal. Pero no debería dejar que tú supieras eso. Porque parece que tu sonrisa fue en otra vida, queda tan lejos, tan, tan lejos..
¿Sabes? Me hice un tatuaje. Me lo regalaron por mis dieciocho, sí, esos que no felicitaste. Ese mensaje respondido que hizo que quisiera romper con todo y borrarte. Borrarte para no mirar cómo hablas, cómo sigues con tu vida y me ignoras, y me tachas, y me apartas...Te borré por eso. Y sé que me odias. 
Sé que siempre te cansó mi manera de hablar para después dejar de hacerlo, de escribirte, de irme para después volver.
Y es que quizá he sido un poco injusta al culparte a ti de todo. 

sábado, 7 de junio de 2014








Creía que estaba hecha a prueba de balas, que nada podría herir 
a esta cabecita loca,
llena de recuerdos,
llena de miedos y nostalgias,
de batallas inacabadas.

Creía que estaba hecha de fuego,
y que solo prenderían la mecha cuando yo lo pidiera.
Pensaba que los momentos serían inmortales,
y que jamás un alma cambiaría el viaje de todos ellos.

Pero como siempre pasa,
la chica fría se vuelve a equivocar,
y el hielo puede llegarla a quemar.

Y aunque nadie lo supiera,
y aunque pareciese fuerte,
al mínimo toque se podía derrumbar.

viernes, 6 de junio de 2014

Reflexiones de una noche.

Si al final todo fue mentira-y yo ya lo sabía- pero la venda siempre sale más a cuenta cuando se trata de evitar ver las mentiras. Porque quizá resulte cómodo pensar que el amigo en realidad es amigo, y que alguien en quien confías jamás traicionará tus días. Y es que tal vez- solo tal vez- creamos que los demás nos darán todo lo que nosotros nos jugaríamos por ellos. Y el error está en pensar que sus corazones tienen nuestro peso.
Y es que de cierto modo cuando acaba la partida y comparas los resultados puedes ver- aunque no quieras- quién sacó más puntuación. Y como todo en la vida siempre queda un ganador,y el perdedor asume la derrota- o no-. Como el creer que tu familia no se equivoca, que tu padre es el héroe y tu madre la heroína- cuando son humanos- aunque no queramos saberlo. Y es que no damos margen de error y la decepción se hace presente en la primera derrota. Si quizá tú necesites cinco- pero él diez- oportunidades. Porque por suerte no hay dos personas iguales, y la vida no golpea con la misma velocidad a todo el mundo. Porque la vida es azar. Es saltar- caer- o llamar- colgar- y creer- desilusionarse- sentir- derrotarse- es querer- y reventar de rabia- es saber- y al mismo tiempo no querer hacerlo. 
Yo ya no espero nada de nadie, porque esperar desespera. Y porque me gustan más las sorpresas que los planes, más los relojes parados que los mapas, más las sonrisas congeladas en fotos que el otoño, más los vídeos que guardan una porción del tiempo, eterno, para siempre que los días lluviosos. 
Al final siempre verás ese 'Game over' al final del camino, y es que se camina acompañado pero te marchas solo; de la vida nadie sale ileso, igual que del amor nadie sale sin ser herido. Porque por muchas ventanas que se abran, cuando una puerta se cierra, tú quedas atrapado en las risas y momentos- y quizá lo no vivido- y sin librarte del suspiro de los recuerdos que te atraviesan tus ojos se cierran tras el último suspiro.
Ya no eres aire, pero tampoco eres vacío.
Solo un signo más de puntuación de ese texto infinito, quizá un astro más bajo un manto azul enorme. Quizá la grandeza de saber que a pesar de no respirar tus recuerdos quedarán ilesos mientras haya alguien que los recuerde también. 





Quizá en eso consista vivir. 

miércoles, 4 de junio de 2014

Por un momento he sentido que caía en el abismo. 
Y que mis heridas rompían a llorar sangre de tristeza.
Pero ha sido solo un momento. 
Porque después has venido y has llenado el hueco de la pena con tu risa contagiosa y tus palabras de yodo; estabas al otro lado para recogerme.
Por si la torpeza- y es que me conoces muy bien- hacía que cayera sin saber por qué. 


abrumador

Quizá pueda sonar raro, pero cuanto más cerca estoy de ser aquello que he deseado ser desde que mi uso de razón se coló en esta habitaci...