Entradas

Mostrando entradas de abril, 2016

Quién será el loco que lo entienda.

Tengo la extraña sensación de que alguien me sigue, pero no me doy la vuelta. No pienso girarme, no debo girarme. Exhalo mi silencio y lo consumo. Golpes de recuerdos matemáticamente colocados para que duelan el doble. Trepo por el árbol del silencio y me bebo sus copas. Quizá así se apague antes el zumbido que se me ha pegado a la oreja. Es interminable el sendero de palabras que no significan nada y lo quieren decir todo: Miedo, angustia, ansiedad, laberinto y pánico. 
Todo en el mismo lugar,
bajo la misma luna,
bajo el mismo rincón de esos traumas que dicen que te llevas de cuando eres pequeña.
¿Y yo? ¿Dónde escondo esos miedos?
Si todos creen conocerme y nadie acaba sabiendo qué soy.
Si hablo tanto que no digo nada. 
Trepo,
llego más arriba,
más,
más
un poco más
-casi estoy en la cima-
yo puedo,
me digo,
siempre podré,
me miento,
resbalo.
Último segundo,
movimiento decisivo,
alargo el brazo derecho, me impulso con el izquierdo,
y
caigo. 
El golpe no duele nada comparado con la sensación que se me ha peg…

A mi gloriosa manía de tirarlo todo por la borda. Al universo, que está en contra.

Quizá menos sensata que entera,
 sacudiéndome las heridas con alcohol del malo,
pero ya sin ponerle precio a la conciencia,
relajándome en la arena después de tantas tormentas,
sin encontrar la paz en ninguna huella. 
Tan incoherente era la lógica aplastante
que me derrumbó
que me tiraste antes de darte cuenta
por el agujero negro de todas mis señales.
Te prohibo tener recuerdos, Noelia
por si alguien los utilizara en contra un día
y llamase experiencia a los errores
que sólo son la decadencia de un pasado desafortunado. 
Quizá si entonces
hubiera habido alguien
que dijera algo más que
todo pasa
todo habría sido diferente.
Ya sabía que todo iba pasar, porque todo pasa,
y el tiempo es oro y verdad.
No necesitaba que nadie tirase de mis fracasos,
yo sola ya sostenía la guitarra de las composiciones rotas.
No hacía falta romper más cuerdas,
no hacía falta.


De veras que no sé si entender lo que he escrito, 
quizá entenderlo dolería más. 


Así que esta noche voy a dejarlo aquí
porque no puedo- ni quiero - más. 








Quien …