Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2015
Podrían haberse dicho muchas cosas...Pero no dijeron nada. Solo un silencio. Ensordecedor.
Y nada más.
Irreconocible ante el espejo. Delante de mí una chica muy parecida a mí me devuelve la mirada. Pero no soy yo.

Si algún día te preguntan por mí.

Imagen
Si algún día te preguntan por mí no les digas nada.
Solo sonríe, asiente y di: Sí, la conocí.
No les hables de lo feliz que te hice, ni si quiera les digas que fuiste mío,  que era tuya.
Cuando te pregunten por mí diles que eso ya es historia, aunque haya días en los que aún recuerdes mis ojos brillantes apuntando directos a ti.
Si te hablan sobre qué sabes ahora, diles que nada. Aunque sepas de mí. Aunque me vieras a lo lejos algún día por la calle. Aunque estuvieras informado. Aunque supieras realmente de mí, no les digas nada. 
Si algún día te preguntan si me quisiste, si así lo deseas, te dejo decirles que no. Porque solo tú entonces sabrás si tenía sentido esa playa, esas gotas de lluvia que parecían cristal. Solo tú sabrás si mi cama contará secretos a quien los quiera averiguar. Solo tú podrás saber si me querías. Y nadie más lo sabrá. Si algún día alguien intenta hablarte sobre mí no les dejes decir nada; no porque te queme mi nombre en los oídos, no porque hayas dejado de quererme…

Trozos de papel rescatados. Y una noche demasiado fría.

Imagen
Camino por la calle y siento como si cien ojos estuvieran mirándome. Camino, a paso ligero, sin temor, sin pararme. El aire es tan frío que puede romperme el pecho cuando me golpea. Un sentimiento de nostalgia se posa en mis hombros y los hace tristes. Y yo caigo un poco. 
Es uno de esos días en los que nada tiene sentido, en los que te has despertado porque sabes que es lo que debías hacer, pero en realidad es lo último que te apetecía. Lunes de pestañas caídas. Lunes de nostalgia en la herida. Lunes con las cinco pesadas letras de un lunes marcadas en la piel. Y ahora un poco de anti-ojeras, no vaya a ser que se me queden los sueños guardados en esos dos pozos de cansancio.  O vacío. El callejón de esa calle que no tiene sentido. Vacío, en el pecho, a ratos.
Me pellizco para sentir, aunque sea dolor. Porque hace días que parezco no sentir nada. Ni si quiera lástima. 
Sonrío. Y a veces olvido mis cosas. A veces me pierdo adrede. No me apetece encontrarme. No es el dolor lo que duele, ni si q…

Noches de certeza.

Es la 1 de la madrugada y aquí estoy destripando mi cuerpo con versos.
O quizá son solo palabras, pero queda más bonito llamarlas así.
Todo está en silencio, hasta mi cabeza. Ya no queda nada. No hay gritos, remordimientos ni pesadillas. Hay silencio. Un gran silencio. No queda dolor en este corazón.
Yo antes me esforzaba por recuperar mi vida anterior, sin darme cuenta de que cuando alguien se marcha, cuando alguien te abandona no debes aferrarte a esa persona. Sino que debes seguir y aprender a sobrellevarlo  lo mejor que puedas. He conseguido avanzar, cuando creía que me quedaría en el mismo punto para siempre, no. He comprendido muchas cosas sobre mi pasado y he decidido no vivir creyendo en mentiras. No puedes estar pensando toda la vida que las personas van a volver, porque que no estén ya es un buen indicio de que no habrá retorno. 
Hoy sonrío, ayer también. Y mañana sonreiré. Porque hace ya muchos días decidí que no iba a mirarme más triste al espejo. Todos me dicen que me ven bri…

Quedarse callada

Quedarse callada cuando desearías decir mil cosas...Que el miedo te frene. Que la vergüenza te atrape. Que el silencio te envuelva cuando las palabras quieren seguir volando...

Simple y compleja.

Imagen

Si ni si quiera puedo acercarme.

Cómo acercarme a tu misterioy explicarte que, mientras no mirabas, yo miré. Cómo te digo que el tiempo no me sirve y que quiero encontrar lo que soy dentro de ti. Cómo ser yo misma  si no puedo acercarme. Cómo empezar a soltarme si me encuentro atada de pies y manos sin saber cómo desatarme. Cómo te explico que cuando te vi y entraste y volviste la mirada comprendí  que me moría de ganas de conocerte. Cómo decirte, ahora que no me ves, que el misterio que te rodea ha empezado a comprender cada verdad que vive en mí. Si tú supieras qué tengo en mente si tú entendieras cómo me sentí cuando sin saber(te) vi que  quizá te conocí antes de verte. 




Me pregunto si algún día llegarás.

Imagen
Me pregunto si algún día alguien se fijará
en la chica de la risa tonta.La misma que con su silencio grita.
Si alguien me dará la oportunidad de concederle mil locuras, mil ideas, mil sueños, si alguien podrá darme un poco de verdad.
Me pregunto si algún día alguien
podrá llamarle amor a mis hombros
y besar cada poro de esta piel cansada de desengaños. Y de vientos. Y de tempestad.

Me pregunto si algún día alguien me mirará y pensará en el enigma que guardan mis ojos. Y se preguntará si mi alma ha estado triste. Si he llorado un poco de más alguna vez. Si me han roto la esperanza.
Me pregunto si saboreará cada pregunta, cada respuesta. Si no buscará más allá de lo que sienta. Me pregunto si algún día alguien  podrá ver más allá de lo percibido. 

Si no le tendrá miedo a las caídas. A las huidas. A los trenes. A las madrugadas. A los cigarros que nunca probé. A los versos rotos que me persiguieron. Si alguien algún día me dará motivos para dejar de escribir triste.

Y solo necesite refugiarme en la melancolía de las pal…

Ahora sí, toca despedirse.

Imagen
Sé que la última vez que nos despedimos me pediste por favor que dejara de escribir. Y hasta ahora no te he hecho caso, lo sé. Pero quién sabe, quizá hayas dejado de mirar estas letras y ya no tenga importancia. El caso es que tienes razón. Bueno, tenías razón. Debí dejar de escribirte. Debí quitar esa manía de hablarle a un vacío esperando que se llenara de esperanza o recuerdos. Hoy, una persona muy importante me ha dicho que si tú quisieras estarías ahora mismo conmigo y no lo estás. Y tiene razón. Si podrías estar aquí  y no estás...Es que no quieres estar. Sinceramente, a medida que pasan los días, y ya hace casi tres semanas de todo esto, me voy dando cuenta de que tú estás mejor. De que seguirás sin problemas, que no te cuesta avanzar. Y me he propuesto avanzar yo también. Por eso quizá estas sean las últimas palabras que te escriba. Que te marcharas fue muy injusto para mí. Después de tanto tiempo...Después de tantos recuerdos, fue como si alguien me diera una bofetada. Como si…

La carta que jamás te envié...

Imagen
Día ocho.
Hace ya dos meses que se marchó.
Y no puedo decir palabra. Por eso, dejo esta carta. La que jamás le envié.















Hoy son tus palabras las que me hablan.

Hoy vas a tener que perdonarme, pero no tengo fuerzas para escribirte. Te he visto de lejos. Y probablemente tú también me hayas visto...Y no soy capaz de escribir palabra. Pero me he atrevido a escuchar aquella nota de voz que me enviaste la última vez que discutimos y hoy solo quiero escribirla. Perdón por utilizar tus palabras, sé que era algo nuestro. Y perdóname por ello. Pero quiero tenerlo aquí, en mis recuerdos, en las páginas de este libro infinito, que ahora, es mi blog. Esto fue lo más bonito que me dijiste...Entre muchas otras cosas. Y es lo que me ponía a escuchar cuando estábamos juntos y me sentía triste por cualquier problema, porque me daba fuerzas. Me dabas fuerzas.
Ese es el chico que echo de menos...El que me decía todas esas cosas.
De todos modos sé que ya no vienes por aquí, así que supongo que quedará en una página olvidada de este blog.
Gracias por esas palabras. Y gracias por haberme querido tanto.





                                                         [Empieza …
Ya han pasado dos semanas. Nunca había pasado tanto tiempo sin saber de ti. Me imagino que ya estarás lejos de mi recuerdo...Y que ya habrás empezado a ser feliz.

Cartas jamás enviadas...

Hola, ¿Cómo estás? ¿Cómo lo llevas?
Yo sigo aquí, donde siempre. En la misma ciudad que tú, aunque nunca nos encontremos. Pronto se me acaban las vacaciones y volveré a la rutina total. ¿Sabes? Es difícil vivir sin ti. A veces, sin quererlo, recuerdo cosas...Y es que, para no recordarlas, dos años dan para mucho. ¿Has encontrado la felicidad? Espero que al menos esa ansiedad que te ahogaba haya desaparecido. No me gustaba verte temblar, ni llorando. No me gustaba tenerte así entre mis brazos, sin encontrar consuelo.
Espero que estén sacando muchos juegos nuevos, y que los disfrutes. Que estés yendo a clase, que aprendas mil curiosidades nuevas de inglés. Espero que estés cómodo. Que tu familia esté bien, y que esa perrita que vi crecer te dé todo el cariño del mundo. Ojalá tu habitación no esté tan fría como la mía, ojalá no te sientas triste. Yo quería que fueras feliz. Y lo sigo queriendo.
Ayer hicieron navajas. Hubo una comida familiar...Y faltabas tú devorando todas las navajas. …

Hoy solo una canción podría hablar.

Imagen
Si no te vas tengo tardes de domingo y mil inviernos eternos..

Él... y ella.

Él vive tranquilo, su vida avanza. Y a veces piensa en ella, solo a veces, y me imagino que piensa que dejarla atrás fue lo mejor que pudo hacer. No se arrepiente, se siente mejor. Ha empezado a sonreír, ya no mira su blog. Quiere ser feliz y se esfuerza para ello. Ya ninguna canción le habla de ella, ya ninguna calle tiene las huellas de esa chica que un día le llevó a la locura. Ya la olvida, la olvida. Ya ni si quiera pasa cerca de su calle, no quiere verla. Ya no recuerda que ese corcho algo más vacío algún día llevó esas entradas del Zoo, esos dibujos del alma. Ya no pone sus canciones, no puede. Y esa almohada no echa de menos el pelo rizado de la chica de la sonrisa torcida. Él ya no la quiere, él ya no la necesita. Él ya no la tiene. Ya no importa si ella escribe, él no lee. Ella ha empezado a escribir su historia. Quiere dejarla plasmada en algún lugar, pero nunca puede acabarla. No le gusta el final. El mundo sigue girando. A ella le dicen 'Algún día todo pasará'. El…