Si ni si quiera puedo acercarme.

Cómo acercarme a tu misterio
y explicarte que,
mientras no mirabas,
yo miré.
Cómo te digo que el tiempo no me sirve
y que quiero encontrar lo que soy
dentro de ti.
Cómo ser yo misma 
si no puedo acercarme.
Cómo empezar a soltarme
si me encuentro atada de pies y manos
sin saber cómo desatarme.
Cómo te explico que cuando te vi
y entraste
y volviste la mirada
comprendí 
que me moría de ganas de conocerte.
Cómo decirte, ahora que no me ves,
que el misterio que te rodea
ha empezado a comprender
cada verdad
que vive en mí.
Si tú supieras qué tengo en mente
si tú entendieras cómo me sentí
cuando sin saber(te)
vi que 
quizá te conocí
antes de verte. 





Comentarios

Entradas populares de este blog

Ni novios, ni amigos, ni colegas. Somos lo que el tiempo deja.

Si algún día te preguntan por mí.

Palabras que te mereces aunque no lo sepas.