jueves, 26 de septiembre de 2013

6.



Hoy hace seis meses que estoy junto al chico más especial del mundo. 
Podría decir mil cosas, pero creo que él ya sabe qué es lo que siento.
Jamás me había sentido tan arropada como hoy me siento. Como ahora,
que él ha llegado, me siento. Se lo debo a la vida, por cruzarme con alguien que
me ha cuidado y aceptado tal y como soy.
Hoy solo puedo decir gracias.
Gracias por robarme cada aliento
y por regalarme cada respiración.
 

lunes, 23 de septiembre de 2013

Una sonrisa que abarca ciudades.



Una sonrisa que abarca ciudades y una ciudad que solo vive para abarcar sonrisas.
Medio invierno y medio otoño, mientras pasan mil primaveras bañadas en verano.
Sonriendo, cómo no. Como tú haces siempre. Haciendo del mundo algo ajeno a ti.
Volamos en un avión constante sin rumbo fijo, pero que sabe muy bien hacia dónde va. Así que bésame lento pero quiéreme rápido.
Porque nos encontramos por algún motivo inconcreto;
Como si alguien algún día al ver quiénes éramos, al conocer nuestra vida, nuestra historia, hubiera decidido colocarnos, como piezas de parchís,

sobre la misma casilla en un grande tablero. 

domingo, 22 de septiembre de 2013




- Bueno, yo veía películas de amor. Ya sabes, una de esas tardes de domingo en la que no sabes qué hacer y estás deprimida por dos simples razones: porque no tienes a nadie a quien abrazar esa noche y porque sabes que al día siguiente habrá colegio. Mientras yo veía esas películas soñaba con que un día alguien llegaría de repente. Alguien imperfecto, pero alguien que al mirarlo, supiera inmediatamente que era para mí. Alguien capaz d robarme el oxígeno simplemente mostrando una sonrisa, un gesto de cariño, un beso casi efímero. Pero no fue así. 
Conocí a alguien, es cierto. Pero no nos enamoramos al instante, es más, tardamos cuatro años en hacerlo. ¿Sabes cuando conoces a alguien que, por X razones no entra en tu selección de gente con la que podrías estar? No por razones físicas, ni psíquicas, ni de distancia. Simplemente porque él tontea con una amiga, tú tienes novio y solo tienes trece años. El caso es que habían pasado cuatro años. Y con ellos, miles de vivencias. Idas y venidas, vueltas y más vueltas. Hasta que un día...
- ¿Hasta que un día?
- Hasta que un día entras al colegio nuevo y vas cargada con la mochila, dispuesta a comenzar bachillerato. 
-¿Y entonces?
- Entonces le ves bajando por las escaleras y sonríes tímida y distante. Y te sientas en clase y le miras. Y joder, te das cuenta de muchas cosas. La primera es que nunca le habías mirado así antes. Entonces tu cabeza y tu corazón inician una batalla imposible. Y te mira y tienes que fingir que no le prestas atención...pero sucede. Algo se ha activado y sabes que corres riesgos. El riesgo al fracaso, al desamor. Al perseguir, de nuevo, sueños que no están a tu alcance. Pero también fue de película. No, no de película. Fue de libro. De novela. Un amor de esos que se encoge y se te meten dentro, muy dentro. De ese amor por el que luchas, al que le has llorado también. Pero con el que has reído. Entonces descubres que ya no tienen sentido esas películas de domingo que ves por las tardes, porque, qué más quisieran ellos tener mi historia. Porque qué más quisieran ellos, que en vez de dos horas, se pasaran días y días inventando excusas, lugares y trayectos. Qué más quisieran vivir en un cuento, de esos donde siempre gana el bueno. 


martes, 17 de septiembre de 2013

Miedo, con sus cinco letras y todo lo que conlleva.




El futuro da miedo. Como puede darte miedo dar un paso y escoger. Al escoger algo rechazas automáticamente otras posibilidades, y para mí, ahí se esconde el miedo. En esas oportunidades rechazadas, en esos caminos que dejas atrás. Supongo que lo que más miedo da del futuro es no poder retroceder y elegir la opción correcta. ¿Carreras? ¿Notas? ¿Selectividad? ¿Etapas nuevas? Me da miedo no estar a la altura. Me da miedo no dar la talla, porque por primera vez en mi vida siento que no va a ser fácil. 
Yo siempre he sido de esas chicas sin dificultades para aprobar con nota, para salirme con la mía, para superar todos y cada uno de los obstáculos estudiantiles con los que pudiera cruzarme. Y sin embargo ahora me siento con más miedo que nunca. Con las dudas de siempre. ¿Periodismo? ¿Filología? ¿Publicidad? ¿Pedagogía? ¿Qué es lo que quiero? ¿Qué es eso de lo que jamás podré arrepentirme? ¿Hasta dónde llego? ¿Qué me hará feliz realmente...? ¿Podré superar mis expectativas? ¿Podré llegar a la meta? Me da tanto miedo el futuro como miedo me da el no despertar mañana.

En cambio sé que algo dentro de mí me anima y me dice que lo conseguiré. 
Tengo miedo de decepcionar a mis padres, que dan tanto dinero, y gastan de tanto tiempo dedicado a mí, a trabajar para poder pagarlo todo. Tengo miedo a decepcionar a mis abuelos, a mis amigos...pero sobretodo, lo que más temo, lo que más miedo me da, lo que me quita el sueño...es la posibilidad, o el hecho, de que puede, en un hipotético caso, que también llegue a decepcionarme a mí. Y eso sí que sería caer. Tocar hondo.
Pero no puedo evitarlo. Segundo de bachillerato va a ser la puerta por donde entraré a 'ese futuro' del que todos hablan. Y ahora que estoy delante de la puerta y todos hablan sobre ello, creo que es cuando más estoy sintiendo el miedo.

Pero no voy a huir,
no puedo,
no quiero.



viernes, 13 de septiembre de 2013

Que hablar sabemos todos,
pero eso de hacer poesía,
eso solo lo saben hacer tus ojos.


N.














Conclusión del día: Antes me juzgaban sin razones, ahora les doy una razón para hacerlo: ser yo misma.


jueves, 12 de septiembre de 2013

Mil maneras de amar y yo sigo escogiendo la de tus ojos.



Creía que conocía la sensación pero estaba equivocada. Pensaba que había amado antes, y sí, claro que lo había hecho, pero no así, no de esta forma. Estaba convencida de que el amor era una simple y pasajera emoción hasta que descubrí que el amor adopta mil formas distintas. Me negaba a ver que existía una evolución, unas etapas que había que cumplir, creía...o más bien, quería, quedarme para siempre en una de esas etapas, sin ver que realmente detrás de cada etapa el amor se podría ir fortaleciendo. Tenía miedo, como se le teme a la oscuridad cuando eres pequeño, o a la muerte cuando empiezas a ser consciente de lo jodidamente corta que es la vida. Lo cierto es que hasta ahora no lo había visto pero cuando conoces a alguien que te enseña uno a uno todos los pequeños detalles que contiene el mundo realmente ves qué era eso a lo que todos llaman felicidad. Y la forma que fue adoptando mi vida pareció ser sensacional. Él no solo consiguió hacer de mí la mejor versión que podía mostrar al mundo, sino que también caminó día tras día al lado de esta ilusa que creía que había conocido la vida.
Empecé a amar. Y lo hice con la cabeza, pero también me dejé la piel y el alma. Suena poético pero empecé a girar al rededor de un astro nuevo. Los más infantiles me llamaban patética, los más sabios, pequeña. Y los que creían en el amor, simplemente, enamorada.
Y yo mientras tanto solo procuraba que me llamaran por mi nombre.

Un amigo mío una vez me dijo que cada uno tiene diferentes prioridades en la vida, y que cada persona centra su felicidad en un simple objetivo. Mi objetivo era compartir mi vida, mis ideas, mi cuerpo y mi corazón con alguien de quien después no pudiera arrepentirme.
Y nunca se sabe qué opción será la correcta, porque...¿quién puede asegurar nada que tenga que ver con el corazón?, lo que sí sabía era que en ese justo instante lo que dictaba era aquello. Amar con cada poro de mi piel y dejarme el alma en ello.  



miércoles, 11 de septiembre de 2013

Si me dijeran que no soy capaz de hacer algo,
lo conseguiría por el simple hecho de que ellos
 creyeron que no podría hacerlo.

sábado, 7 de septiembre de 2013

Nunca saciaré mi sed de ti.


Podré probarte mil veces que nunca saciaré mi sed de ti. Como un amuleto, te llevo tan dentro. Te clavas, como si mi pecho fuera madera y tú quisieras ser estaca. Nunca podré cambiar la manera de verte, pensarte o tocarte. La manera de evadirme del mundo colgándome en las siete melodías de tu risa.
Cambiaré de libreta miles de veces y de bolígrafo, pero la esencia de cada letra escrita aún llevará tu nombre. Desnúdame a palabras. No importa si los versos riman. Porque sé de algo que si rima, y eso son tus labios pegados a mi sonrisa. Así que no dudes, vida, tienes un acordeón en mi espalda que combinar con tus carcajadas. Méceme en tus brazos, guárdame un hueco en tus sueños. Pero jamás me dejes atrás. Porque recuerda que jamás me tendrás delante o detrás...siempre caminaré a tu lado.
Bajo el más lluvioso otoño, el más frío invierno, la más tenue primavera o el verano más caluroso...siempre caminaré contigo.
Porque no conozco en todo el mundo a nadie que aporte tanto con solo una caricia. 























· Eres un sol, me ha encantado tu entrada. Nos queda tanto que estoy ansiosa por que el resto de mi vida comience ya.

viernes, 6 de septiembre de 2013

No tengo un plan B

No me voy a alejar de ti. Una vez te prometí que estaríamos juntos en las buenas y en las malas. Y solo tengo pensado irme si me lo pidieras. Pero créeme, entonces debería improvisar. Porque no tengo un plan B, mis planes acaban en ti. Acaban en nosotros. Y si te llegaras a ir, tendría que empezar a inventarme una nueva vida. 


13219200 segundos a tu lado.


Esta es la segunda vez que te hago una entrada en tu blog, tenia que aprovechar que tenia tu ordenador. Bueno, ya ves, este colaix lo hice hace poco mientras estaba en tu casa. En el, se puede apreciar el paso del tiempo entre nosotros, de diferentes días que hemos pasado juntos. La primera en la esquina superior izquierda, fue en octubre recuerdas? Creo que fue muy bonito ese día  por las fotos, por nuestra iniciales y la fecha inscritas en el árbol  y porque se ve un futuro en ella a pesar de que tuvo que esperar. Abajo en la esquina inferior derecha, fue nuestra segunda oportunidad al futuro. Creo que se venia algo muy gordo encima. Posteriormente, las tres que faltan, son las mas recientes por asi decirlo. Es un colaix muy pequeño y con pocas fotos, pero se pueden ver muchos recuerdos detrás de el. No lo olvides nunca, somos la excepción a todo.


PD: Te quiero.
PD 2: Los datos de los segundos son reales y todavía van sumando. 
 

jueves, 5 de septiembre de 2013




A veces el camino se les hizo duro; algunas cosas no fueron fáciles. Ellos no eran como los demás y tenían que aprender a asumirlo. Les costó esfuerzo llegar hasta donde otros llegaban solo dando un pequeño salto...pero cuando llegaban, cuando alcanzaban cualquiera de sus metas, os juro que entonces, eran los más felices del planeta Tierra. Porque no les importaba ser tan distintos, no les importaba soñar o no despiertos, andar o no con los ojos vendados, lo único que les importaba es que estaban juntos en esto. Que nunca se habían dado por vencidos. Que nunca se habían abandonado, y que nunca podrían hacerlo.  

domingo, 1 de septiembre de 2013



Yo decía que me encantaba la lluvia, pero al fin y al cabo lo más bonito de la lluvia eras tú. Y ese gorro de lana que parecía protegerte del universo. Y es que habría cambiado mil días de verano por dos cientos de frío a tu lado. Sonriendo hasta que nos dolieran las mejillas y riendo hasta que nos doliera la barriga.
Jugando entre cosquillas en un sofá gastado, persiguiéndonos sin prisas pero sin pausar el momento. Recorriendo cielo y tierra a fin de estar un momento a solas, para mirarnos a los ojos como nunca antes lo habíamos hecho y decirnos absurdeces que solo tendrían valor para los dos.
Ya sabes que soy mucho de decir cosas sin sentido, pero te juro que a estas palabras les he dado mi más sentido bésame. Y como por inercia, sé que nada es mentira. Porque si ahora todas las luces del mundo se apagaran todos tendríamos luz gracias a tu sonrisa. Y es que nadie es sordo si se trata de estremecerse al escuchar el sonido de tu risa. Y nadie es ciego si de verte caminar por el pasillo se trata, tan persuasivo como calmado, tan estirado como curvado, tan fascinante como simple es cada movimiento que realizas a cada paso que avanzas.
Y es que ya te lo he dicho, si fueses lluvia yo andaría sin paraguas. Porque quiero empaparme de cada poro de tu piel, de cada gélido o cálido sentimiento, de cada pulsación. Quiero empaparme de ti. Y decirle al viento que ya no sople más para nunca secarme.Si es que ya te he dicho que desde que te quiero no hago mejor cosa que quererte. Y que cuando escribo, sin querer, escribo tu nombre. Para que solo tú puedas verlo y estas líneas solo sean el escondite perfecto. 
¿No lo ves? Qué feliz se ha vuelto la vida ahora que estás tú.
Ahora que has venido para quedarte.

abrumador

Quizá pueda sonar raro, pero cuanto más cerca estoy de ser aquello que he deseado ser desde que mi uso de razón se coló en esta habitaci...