Miedo, con sus cinco letras y todo lo que conlleva.




El futuro da miedo. Como puede darte miedo dar un paso y escoger. Al escoger algo rechazas automáticamente otras posibilidades, y para mí, ahí se esconde el miedo. En esas oportunidades rechazadas, en esos caminos que dejas atrás. Supongo que lo que más miedo da del futuro es no poder retroceder y elegir la opción correcta. ¿Carreras? ¿Notas? ¿Selectividad? ¿Etapas nuevas? Me da miedo no estar a la altura. Me da miedo no dar la talla, porque por primera vez en mi vida siento que no va a ser fácil. 
Yo siempre he sido de esas chicas sin dificultades para aprobar con nota, para salirme con la mía, para superar todos y cada uno de los obstáculos estudiantiles con los que pudiera cruzarme. Y sin embargo ahora me siento con más miedo que nunca. Con las dudas de siempre. ¿Periodismo? ¿Filología? ¿Publicidad? ¿Pedagogía? ¿Qué es lo que quiero? ¿Qué es eso de lo que jamás podré arrepentirme? ¿Hasta dónde llego? ¿Qué me hará feliz realmente...? ¿Podré superar mis expectativas? ¿Podré llegar a la meta? Me da tanto miedo el futuro como miedo me da el no despertar mañana.

En cambio sé que algo dentro de mí me anima y me dice que lo conseguiré. 
Tengo miedo de decepcionar a mis padres, que dan tanto dinero, y gastan de tanto tiempo dedicado a mí, a trabajar para poder pagarlo todo. Tengo miedo a decepcionar a mis abuelos, a mis amigos...pero sobretodo, lo que más temo, lo que más miedo me da, lo que me quita el sueño...es la posibilidad, o el hecho, de que puede, en un hipotético caso, que también llegue a decepcionarme a mí. Y eso sí que sería caer. Tocar hondo.
Pero no puedo evitarlo. Segundo de bachillerato va a ser la puerta por donde entraré a 'ese futuro' del que todos hablan. Y ahora que estoy delante de la puerta y todos hablan sobre ello, creo que es cuando más estoy sintiendo el miedo.

Pero no voy a huir,
no puedo,
no quiero.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Ni novios, ni amigos, ni colegas. Somos lo que el tiempo deja.

Si algún día te preguntan por mí.

Palabras que te mereces aunque no lo sepas.