Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2015

Esta es una de esas noches en las que lo malo se queda.

No hay más que silencio. No me molesto en escribir nada. A penas nada que sienta. A veces rebusco entre mis cosas para ver si algo de mi pasado se parece a mi día a día. Y nada. Nada en común. Ya no hay promesas, ilusiones ni miedo. Ni si quiera puedo sonreír igual. Ya no soy la misma. Y no sé qué más echo de menos, si a ti, a mí, o a nosotros. Ya no sé volver a ser la que era. Tan complicado y simple como eso. Quizá me falte crecer. No lo sé. Tal vez me falte esperar que algo me haga cambiar. Pero de momento solo encuentro nubes y nubes, y más nubes, un cielo cargado de gris que amenaza con romper a llorar. Como mis silencios. Esta noche es triste. Quizá es rara. No sé. Siento que no tengo ni la mitad de importancia que tiene el mundo para mí. Pienso en ti. Y me pregunto cómo se puede decir adiós a algo que ha sido tanto. Cómo tuviste el coraje de abandonar cada pedazo de cielo que te di. Como si eso fuera fácil. Como si de pestañear se tratara. Me rompí a la velocidad de la luz. Me…
Me rompí las ilusiones en esa cama. Tan desolada y grande como la soledad que acechaba y amenazaba con destruirme. Se rompían las melodías. Los recuerdos. Apretaba, fuerte, en el pecho, una incertidumbre que crecía a cada día que pasaba. Quizá el problema soy yo. Por eso siempre se marchan. Nadie está hecho para amarme. Quién podría enamorarse de esta alocada y pequeña destrucción. Mi propio desastre. Me retorcía entre las sábanas. Gritaba en silencio. Apuntaba con mis lágrimas derecha al recuerdo. Puta frustración. Pensaba y pensaba. Y volvía  a pensar. Siempre las mismas dudas, siempre la misma canción. Siempre los mismos recuerdos reproduciéndose una, y otra y otra vez en mi mente. Siempre una pistola apuntando a mi verdad. Siempre recordando al olvidar. Me revolví en mi suerte. Y te busqué, después te busqué. Pero no estabas. Ya nunca estabas.
Malas noticias. Y me callaré y no te lo contaré por miedo a molestar a ese olvido que me estás regalando.  Buenas noticias. Y de repente pienso…

Siempre es pronto para decir adiós...

Imagen
Y qué ilusa al pensar que si me caía alguien me iba a levantar... Yo que había estado recogiendo cada pedazo de voz de aquellas lágrimas que derramaba, yo que había vencido a los demonios de mis miedos solo para poder salvar los suyos. Yo que había esperado amanecer tranquila, sin lágrimas en los ojos. Yo que solo quería ser feliz. Yo que caí a las vías de un tren que se despedía de mí, yo que luché contra viento y marea por verle sonreír, al final me vi sola ante el espejo queriéndome sentir un poco menos rota. Y cada pedazo de cristal me devolvió la imagen de alguien que había aprendido a reír solo porque ya no sabía llorar. Esa era yo aquel mes de febrero en el que me abrí este blog: La chica que no sabía llorar. Y años después sigo aquí. Mi vida completamente distinta. Mi mundo completamente girado. Mis ilusiones tremendamente rotas. Ya nadie lee estas palabras. Ya nadie escucha mi voz. Y lo peor es que al final aprendí a llorar a base de golpes y tormentas. Y la chica que no sab…

Solo son letras rotas en medio de tanta incertidumbre...

Y al final opté por el silencio. Para no molestarte, para no agobiar tus días, para dejar que tu vida siguiera sin que te importara la mía...Te di el espacio y el tiempo que me pediste, te solté la mano. Si cierro los ojos aún recuerdo aquel centro comercial lleno de gente, y el malestar que sentí cuando vi tu mirada perdida, cuando tu boca me dijo que lo mejor era terminar con lo nuestro...Aún recuerdo el tacto de tu piel dándome un abrazo, tus contradicciones: Tus 'Vete pero quédate'. Aún lo recuerdo algunas noches...Pero créeme que no te culpo. Sé que no estabas bien. Sé que no eras feliz. Sé que ya no podías seguir a mi lado, de veras que lo sé...Por eso jamás volví a decirte 'Quédate'. Por eso el día en que decidiste dejarme me giré para ver cómo te alejabas. Por eso te di aquel último beso entre lágrimas. Un beso que hablaba por sí solo. Sabía a recuerdos, a un amor que no se había apagado, a incertidumbre, a un 'te quiero' sin pronunciar. Sabía a que hab…
Imagen
Porque escuchando esta canción, viéndolos, solo podía pensar en que éramos tú y yo.




Veintiséis caladas al recuerdo.

Imagen
Probablemente hoy no vea tus ojos, ni saboree esas palabras que me regalabas. Probablemente hoy no sepa de ti, probablemente. Pasará el día y tú quizá no me recuerdes. Yo te tendré tan dentro que enloqueceré cuando cada esquina de cada calle me susurre tu nombre. Probablemente tú y yo hoy habríamos sido más que felices. Yo te habría dado el disco en el que encontrarías la sorpresa que ya había empezado a prepararte: La primera canción que componía para ti, con letra, música e incluso videoclip. Ese iba a ser mi regalo. Una melodía que hablara de nosotros. La canción que nunca sonaría en la radio, la canción que no hablaría de cualquier enamorado: Solo hablaría de nosotros. Junto a ese disco encontrarías unos billetes de tren rumbo a cualquier casa rural desde donde pudiéramos disfrutar de mar y montaña esta Semana Santa. Ahí estaban mis dos regalos especiales. Uno por cada año que juntos hemos pasado. Llámame ingenua pero cuando te marchaste pensé que quizá algún día volverías. He sid…

(R)EVOLUCIÓ(N)

Imagen
Me he planteado muchísimas veces cerrar este blog. Infinitas veces.Una vez estuve a segundos de cerrarlo. Nada. Un poquito más de decisión y ya no estaría escribiendo esto.  Pero nunca lo dejo. Nunca me voy, siempre vuelvo. Siempre me quedo. Siempre obedezco a mis sentidos, siempre permanezco.
Aquí es el único lugar en el que puedo hablar de él. Todo mi alrededor ha dejado de escucharme,y si lo hacen me piden que ya no hable más, porque creen que es lo mejor para mí. Que borre esa gran parte de mi historia. Este es el único confidente al que le hablo de él. A veces lo disfrazo de poesías, o se cuela en las líneas de algún texto que no habla ni si quiera de nuestra historia. Me he planteado muchas veces qué será de mí. Si habrá algo detrás de todo el dolor. Si habrá algo más. ¿Y qué pensará él? Su oscuridad siempre me ha dado miedo. Siempre ha sabido pensar, y pensar, y pensar, y buscar la lógica a todo lo que no tenía lógica. ¿Qué habrá en su cabeza?  ¿Qué habrá en él?
¿Sentirá este dolor? …
Desnuda ante la vida, que me está robando tanto...

Y como dice Andrés Suárez, 'Sálvate tú'.

Imagen
Han pasado muchas cosas en estos últimos meses. Más cosas malas que buenas, la verdad. Y aun así me he empeñado siempre en ser optimista, en sonreír, en tirar hacia adelante. Y te he dicho a ti que tienes que estar bien. Y claro que debes estarlo. Intento ser lo más parecida a mi propio yo, intensificando todos mis sueños e ilusiones.  Qué suerte la de tenerte, aunque sea así, un poco más lejos que siempre, pero al fin y al cabo estás aquí. Te he echado de menos, muchísimo. No sabes cuánto. Y he esperado siempre encontrarte, solo para saber cómo estás. Y ahora que lo sé solo quiero ayudarte. Sé que ya no soy nadie para decirte que persigas aquello que deseas, sé que no soy nadie para robarte abrazos o apoyarte.  Pero también sé que me alegra muchísimo que me dejes un hueco en tu vida para, aunque sea de lejos, animarte y decirte que todo irá bien.
Espero que todo lo bueno que pueda llegarte con esta nueva decisión consiga curarte; estoy segura de que lo hará. Y tú volverás a sonreír mu…
Tú y yo hemos sido gigantes. Hemos sido más que besos o abrazos, caricias o mimos. Hemos sido grandes. Y agradezco al cielo, al tiempo o a los giros que da el mundo, porque a pesar de que todo saliera mal, sigues estando en mi vida. Hemos vivido las cosas más preciosas de este mundo. Y para mí siempre habrás sido el primer amor en todos los aspectos de mi vida. A pesar del dolor quiero convertir todo lo malo que tuvimos que pasar en algo bueno. Quiero que sientas que puedes apoyarte en mí como yo en ti. Lo que nos une va más allá de nuestros labios o nuestros corazones. Y más allá del tiempo.Pero si fuimos la excepción un día, ¿cómo no íbamos a serlo ahora? Puede que nadie nos comprenda. Puede que nadie nos apoye -y si lo hacen- puede que piensen que nos equivocamos. ¿Pero a caso es un error mantener a tu lado a alguien que ha sido tan importante para ti?  Ojalá nunca te vayas, ojalá que estés aquí. Ojalá quieras seguir abrazándome siempre, dándome sermones o ayudándome a vivir.  Ojalá p…

Quiero rescatarme.

Imagen
Y ahora es cuando por fin, después de muchas semanas, me detengo. Y me miro al espejo. Y no me reconozco. Llevo infinitos días haciendo cosas que jamás pensé que haría. Retándome a mí misma. No dejo de desafiarme. Me planto frente las situaciones y les digo a todos: ¿Ves? No me duele. Pero sí, sí que duele. Duelen muchas cosas. Y puede que otras ya no, pero debo dejar de pretender ser quien no soy. Parar de decirle al mundo que no quiero volver a enamorarme, que no confío en las personas y que ya todo me da igual. Es cierto, no me arrepiento de nada, porque en todo momento he sido yo quien ha decidido por dónde caminar. Pero quiero volver a ser la que era. Esa chica soñadora, a veces algo tonta y fácil de engañar. Porque al menos esa Noelia tenía objetivos que alcanzar, sueños por los que luchar, algo que sentir en el pecho.
He pretendido tantas veces no sentir dolor que he acabado bloqueando en mí también las cosas buenas. Debo perdonarme a mí misma y seguir. Pretendo avanzar con los c…
Imagen
Y cuando acaba el cuento vuelves a la realidad.

Hoy no hay nada más que estas palabras vacías.

Imagen
El problema era yo.
Así que me aparté, nos apartamos. Y de repente tú ya supiste vivir sin mí...
Y yo debí empezar a aprender también.
Poco a poco, dejaste de necesitarme.
Y yo lo supe.
Y entonces, nos borramos.
Como si nuestra historia jamás hubiera existido.
Nos jodimos.

Fracasamos.
Cada uno desde su lado.
Y..
Y nos perdimos.







Siento esta canción con tanto dolor...

No estás solo.

Después de mucho tiempo te escribo. Quizá porque cuando ayer leí lo que pusiste en Twitter sentí que tenía algo que decirte. Es muy probable que ya no entres aquí, y si es así, estas letras quedarán en el olvido. Pero si por el contrario sigues sabiendo de mí, si aún apareces por aquí, hay algo que debo decirte: No es cierto que estés solo contra el mundo, no lo es. No sé ahora mismo por qué escribiste eso, qué es aquello que pasa en tu vida que te hiere y te hace sentir solo, porque no sé nada sobre ti...Pero sea cual sea el obstáculo, sea cual sea el problema, estoy ahí. Aunque no puedas verme, aunque no quieras hablarme, aunque se te escape el tiempo de las manos, sigo ahí. En el recuerdo más profundo de ti, en el abrazo más sincero que te di, en las palabras que siempre conseguían animar un poco más tu camino. No sé si me recordarás, no sé a cuántos kilómetros te has ido, pero me encantaría que supieras que no estás solo. Sí, sé que quizá debería hacer como hiciste tú, dejar de se…
Imagen
Mírame, sigo siendo la misma de ayer. Algo menos frágil, algo más fuerte. Sigo llevando tejanos casi cada día, y aún me chifla mirar escaparates de ropa. Mis ojos siguen siendo de color marrón verdoso y aún tengo la sonrisa torcida. Soy la misma chica de ayer, eso es algo que tengo claro. Quizá con menos ganas de sentir. Sigo pasando desapercibida y no soy la típica chica que suele gustar a los demás.Solo quien se ha molestado en conocerme ha podido percibir belleza más allá de lo que muestro por fuera. Sigo viviendo en el mismo lugar, Badalona sigue siendo mi pequeña ciudad, en la que algunos domingos por las tardes sigo perdiéndome para pensar. Me sigue encantando el mar, tanto como cuando me conociste, o probablemente más. Aún las noches siguen transimitiéndome incertidumbres, y algunos días me cuesta coger el sueño. Odio las siestas y no he tenido el valor de echarme alguna por si me despierto peor, ya sabes, como siempre. Aún me dan miedo las verdades, mucho menos que las mentir…

Una noche más.

He cometido el estúpido error de mirar fotografías. Y es un error porque una gran tristeza me ha vencido y se ha colgado en mi pecho, arrastrándome a un dolor infinito. Te he mirado a los ojos en cada una de esas instantáneas echándote de menos. A esa persona que eras a mi lado. A ese hombre que sujetaba mis sueños, el mismo que sonreía, y el que besaba mis heridas.He cometido el estúpido error de llorar. Más por impotencia que por soledad. Impotencia de no haber podido rescatarte. Impotencia de no haber podido hacer que te quedaras. Pasarán mil noches más. Y seguramente dentro de unos meses las vuelva a mirar, y ojalá ya no duela tanto que no estés. Han sido demasiados recuerdos como para ahora mirarlos de frente y que no duelan. Probablemente la luna hoy esté haciendo de tu felicidad algo cada vez más grande. De veras que deseo que seas feliz. Pero ojalá me recuerdes muy de vez en cuando y entiendas que un día fuimos muy felices. Ojalá yo haya sido el ángel de la guarda que te hizo sup…

Un mal día

Imagen
Hoy es uno de esos días grises. En los que no me importa en absoluto el color que tenga todo lo que me rodea: Todo será gris. Hoy es uno de esos días en los que las heridas se abren y alguien juega a echarme alcohol para que el dolor crezca. Hoy es uno de esos días en los que a penas miro el teléfono. La música suena pero no la oigo, solo es lluvia que cae sobre mi espalda. Camino tan vacía que la gente ni si quiera me ve pasar. Mis pasos ya no se oyen. Hoy es uno de esos días en los que nadie pregunta y todos responden. Uno de esos días en los que nada alivia la insensatez que parece llevar el timón de mi vida. Me convierto en una ecuación mal resuelta, en una duda existencial que nadie podrá responder jamás. De repente siento las manos heladas, mi mundo deshecho y más dolor en el pecho del que nadie jamás podrá explicar. Siento que mi cuerpo ni si quiera me pertenece, va por libre, mientras mi mente vuela a lugares tan lejanos de aquí que parezco vivir una vida paralela.
Hoy el …

Que esta canción no acabe nunca.

La música insaciable no dejaba de sonar y movíamos las caderas al ritmo de nuestras miradas. Enlazábamos las manos y me hacías girar, me arrastrabas hasta ti. Mismo bar. Mismo recuerdo. Diferente beso, con sabor igual. 
Yo mirándote los labios. Tú sonriendo al verme brillar. 
Una, dos, tres vueltas. Nos volvimos a besar.
Y la música dejó de sonar, porque para mí desaparecieron todas las personas que había a nuestro alrededor. Tus manos en mis caderas. Cualquier canción.
Y tus palabras sinceras y descaradas. Tus preguntas en mi oído. 
Tus 'Me quedé con las ganas de verte el otro día'. 
Cómo lates.
Cómo me envuelves en tus labios y deshaces todas mis inseguridades. Y cómo te mueves. No sabes que me estás llevando a la locura.
Tus palabras apuntando directas a mis ojos. Mis manos suplicándote que bailáramos un rato más. Viernes con sabor a ' Por favor, que no amanezca nunca'.
Y de repente tus manos sujetando mi cara, acercándome al besar.
Y mi mano posada en tu nuca, acercándote a …