miércoles, 18 de marzo de 2015

Tú y yo hemos sido gigantes. Hemos sido más que besos o abrazos, caricias o mimos. Hemos sido grandes. Y agradezco al cielo, al tiempo o a los giros que da el mundo, porque a pesar de que todo saliera mal, sigues estando en mi vida. Hemos vivido las cosas más preciosas de este mundo. Y para mí siempre habrás sido el primer amor en todos los aspectos de mi vida. A pesar del dolor quiero convertir todo lo malo que tuvimos que pasar en algo bueno. Quiero que sientas que puedes apoyarte en mí como yo en ti. Lo que nos une va más allá de nuestros labios o nuestros corazones. Y más allá del tiempo.
Pero si fuimos la excepción un día, ¿cómo no íbamos a serlo ahora?
Puede que nadie nos comprenda. Puede que nadie nos apoye -y si lo hacen- puede que piensen que nos equivocamos. ¿Pero a caso es un error mantener a tu lado a alguien que ha sido tan importante para ti? 
Ojalá nunca te vayas, ojalá que estés aquí. Ojalá quieras seguir abrazándome siempre, dándome sermones o ayudándome a vivir. 
Ojalá pienses que mi abrazo puede calmar tu tempestad. 
Porque, como siempre he intentado hacer, lo único que quiero es salvarte.
Salvarte del naufragio y rescatar todos los pedazos que la vida últimamente te ha arrancado...


Estoy aquí. Y espero que eso sirva para que vuelvas a sonreír. Al menos un poco más.

1 comentario:

  1. Joder me encanta, es precioso y has dicho las palabras exactas.
    "Ojalá pienses que mi abrazo puede calmar tu tempestad.
    Porque, como siempre he intentado hacer, lo único que quiero es salvarte." oficialmente me quedo con esto!

    ResponderEliminar

abrumador

Quizá pueda sonar raro, pero cuanto más cerca estoy de ser aquello que he deseado ser desde que mi uso de razón se coló en esta habitaci...