Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2016

Enhorabuena.

Imagen
Qué ha pasado, que todos han crecido y parecen ser más adultos y yo sigo pareciéndome a la chica de la sonrisa torcida que a los dieciséis ya calzaba un 41. Me siguen encantando las películas de siempre, se me encoge el corazón con las canciones de siempre, y escribo en el blog de siempre.  Todos se han ido labrando su camino cambiando su órbita desafinando sus canciones rompiendo sus cuerdas y yo aquí donde sí donde no donde siempre pasara lo que pasara lloviese o quemase el sol escribía lo que dictaba mi alma lo que susurraba el corazón.



Noelia, a medio año de cumplir 21, sigue siendo la cría de 16 que empezó a hablarle a este blog.



Ya que nadie te lo dice Enhorabuena. Yo sé que no ha sido fácil ser la misma pero al final lo has lo hemos conseguido.



Ya no dejes que se te olvide. Ya no te dejes olvidar.
Ni siquiera por ti.





Empiezo a tenerme miedo.

Puede que las cenizas se me estampen en la piel y no resurja el fénix que quizá ya no llevo dentro. Estoy tan acostumbrada a no ser yo que se me ha olvidado cómo se veía la vida antes de estar tan metida en mí misma.
Ojalá aún supiera volar
ojalá no me quemaran las alas
ni se saturaran mis heridas.
Después de arder, tras la tempestad
no ha llegado mi calma.
Y me dispongo a andar despacio por los resquicios de todo lo que me dejé por hacer, decir, saber.

Tengo ganas de querer dormir, pero ya no tengo sueño.
Y es tan raro eso en mí
que empiezo a tenerme miedo.