Solo son letras rotas en medio de tanta incertidumbre...

Y al final opté por el silencio. Para no molestarte, para no agobiar tus días, para dejar que tu vida siguiera sin que te importara la mía...Te di el espacio y el tiempo que me pediste, te solté la mano. Si cierro los ojos aún recuerdo aquel centro comercial lleno de gente, y el malestar que sentí cuando vi tu mirada perdida, cuando tu boca me dijo que lo mejor era terminar con lo nuestro...Aún recuerdo el tacto de tu piel dándome un abrazo, tus contradicciones: Tus 'Vete pero quédate'. Aún lo recuerdo algunas noches...Pero créeme que no te culpo. Sé que no estabas bien. Sé que no eras feliz. Sé que ya no podías seguir a mi lado, de veras que lo sé...Por eso jamás volví a decirte 'Quédate'. Por eso el día en que decidiste dejarme me giré para ver cómo te alejabas. Por eso te di aquel último beso entre lágrimas. Un beso que hablaba por sí solo. Sabía a recuerdos, a un amor que no se había apagado, a incertidumbre, a un 'te quiero' sin pronunciar. Sabía a que habían sido los años más felices de mi vida, aquellos que pude compartir contigo. 
Si me hubieran explicado exactamente cuál sería nuestro final, si me hubieran dicho cuántas serían las lágrimas que derramaría, si me hubieran explicado que te ibas a marchar, igualmente te habría dicho que sí aquel doce de octubre bajo esas nubes, y te habría besado en aquella cama un veintiséis de marzo. Porque independientemente de que ya no estés aquí, mi corazón sabe que una vez estuviste, y aunque eso sea insuficiente para mí, aunque habría pedido ocho vidas más, tengo que conformarme con estos recuerdos que viven en mí...Y guardar ese silencio que pedías cuando me decías 'Ya no sé qué sentir'

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ni novios, ni amigos, ni colegas. Somos lo que el tiempo deja.

Si algún día te preguntan por mí.

Palabras que te mereces aunque no lo sepas.