Nunca saciaré mi sed de ti.


Podré probarte mil veces que nunca saciaré mi sed de ti. Como un amuleto, te llevo tan dentro. Te clavas, como si mi pecho fuera madera y tú quisieras ser estaca. Nunca podré cambiar la manera de verte, pensarte o tocarte. La manera de evadirme del mundo colgándome en las siete melodías de tu risa.
Cambiaré de libreta miles de veces y de bolígrafo, pero la esencia de cada letra escrita aún llevará tu nombre. Desnúdame a palabras. No importa si los versos riman. Porque sé de algo que si rima, y eso son tus labios pegados a mi sonrisa. Así que no dudes, vida, tienes un acordeón en mi espalda que combinar con tus carcajadas. Méceme en tus brazos, guárdame un hueco en tus sueños. Pero jamás me dejes atrás. Porque recuerda que jamás me tendrás delante o detrás...siempre caminaré a tu lado.
Bajo el más lluvioso otoño, el más frío invierno, la más tenue primavera o el verano más caluroso...siempre caminaré contigo.
Porque no conozco en todo el mundo a nadie que aporte tanto con solo una caricia. 























· Eres un sol, me ha encantado tu entrada. Nos queda tanto que estoy ansiosa por que el resto de mi vida comience ya.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ni novios, ni amigos, ni colegas. Somos lo que el tiempo deja.

Si algún día te preguntan por mí.

Palabras que te mereces aunque no lo sepas.