lunes, 25 de febrero de 2013

Si tú me olvidaste.

A estas alturas ya no voy a engañarte. Sí que te echo de menos. Echo de menos desde tus 'bona nit' o tus 'te quiero' hasta tus manías más tontas y tu manera de reír. Y los besos en el cuello, y sentir tu respiración a centímetros de mis labios. El poder hablar contigo sin ninguna excusa y de cualquier tontería. Joder, echo de menos hasta los enfados tontos. Echo de menos que me muerdas el labio inferior y tu cara de: ' Quiero besarte'. Echo de menos tu mano cogiendo la mía, y hasta echo de menos nuestros besos de despedida. Y mira que jamás me gustó despedirme de ti... pero ahora daría cualquier cosa por vivirlo una vez más. Aunque esta noche estemos lejos, aunque ya no me pienses ni eches de menos mis tonterías. ¿Cómo ha sido tan fácil para ti, Raúl? Si yo cuando me pongo a pensar en ti se me llena el alma de nostalgia y de recuerdos. Instantes felices. ¿Cómo no voy a echar de menos tu voz susurrándome? Si eras mi medicina. Dime cómo lo hago para olvidar aquellos besos de aquella noche que dijeron tanto... Dime cómo puedes mirarme y no acordarte, cómo se hace, porque quiero aprender yo también. En el fondo me alivia que no vayas a leer estas palabras, porque jamás he querido hacerte sentir culpable de nada. Jamás. Solo he querido hacerte feliz, solo ser tu chica. La que te animara en los partidos de fútbol o jugara un domingo por la tarde contigo a la play. Con la que pudieras ver películas y comértela a besos por las esquinas de la ciudad. Yo solo quería ser la que lo compartiera todo contigo. Todo. Pero quizá todas estas palabras dejen de tener sentido porque tú ya no las lees. Me encantaría poder besar tu sonrisa, alegrar tus días grises, besarte hasta que se nos desgastaran los labios y abrazarte si el frío hiela tanto que juega a calarnos los huesos. Solo quería un nosotros que no tuviera un final. Pero dime qué hago yo si tú ya me olvidaste , dime.

2 comentarios:

  1. Supongo que sólo el tiempo puede darte respuesta a tus preguntas.

    Ánimo.

    ResponderEliminar
  2. Echar de menos no está tan mal, ¿no? Es como abrazar en la distancia.
    Aunque haya abrazos no correspondidos.
    Suerte.

    ResponderEliminar

abrumador

Quizá pueda sonar raro, pero cuanto más cerca estoy de ser aquello que he deseado ser desde que mi uso de razón se coló en esta habitaci...