· · ·






Hacías de lo difícil algo fácil, y eso no lo consigue cualquiera. Lo que daría por abrazarte este invierno, sentir tus palabras en mi oído, así, a menos dos centímetros de mí. Olerte de cerca, perderme en tus ojos. Y besarte, y arrancarte las dudas a mordiscos. Y enredarme en tu abrazo.Porque no sabes lo duro que se me hace tenerte ahí, delante, y no poder decirte lo guapo que estás cuando no te afeitas. Y joder, es que me siguen convenciendo tus ojos si tus pupilas apuntan directas a mí. Y sé que esto está mal, sé que no debería de estar echándote de menos, y sé que todo es tan complicado que no volverás. Pero, ¿tú qué sientes cuando me miras? Si yo me muero por besarte. Me muero por compartirlo contigo todo. Que me muero por jugar a la play contigo, o sentirte a mi lado al caminar por la calle. Que me muero por cenar contigo en cualquier lugar del mundo, y ser tu otra mitad, tu chica, tu 'tengo ganas de besarte'. Que me muero por volver a acariciarte la nuca y besar tu cuello. Que no he dejado de echarte de menos ni un solo día, ni uno. Aunque yo ya no sepa qué sientes tú.
















Comentarios

Entradas populares de este blog

Ni novios, ni amigos, ni colegas. Somos lo que el tiempo deja.

Si algún día te preguntan por mí.

Palabras que te mereces aunque no lo sepas.