Rompiendo tópicos, me cuelgo en tu sonrisa.



 -Te dije que necesitaba estar solo. Era una noche fría de marzo. Y tú estabas ahí plantada, delante de mí. Te miré. Tú, tan serena, tan tú. La chica de las mil sonrisas y las mil caricias. Un rubio casi de oro en el pelo. Una sonrisa sincerísima. Te sentaste a mi lado, contradiciendo todas mis palabras, sin si quiera hablar. Partiste todos y cada uno de mis esquemas. Como si hubieras llegado a mi vida para cambiarle la dirección, para poner el peso sobre el lado de la balanza que siempre iba perdiendo y darle el peso que necesitaba para empezar a ganar. Me cambiaste los planes.
Necesitaba estar solo. Pero había empezado a querer que no te fueras. Te miré. Sentada, ahí, observando el mar, como si contemplaras tu propia libertad. Siempre tan sencilla y transparente, que acojonaba mirarte a los ojos por miedo a descubrir todo lo que estabas pensando. Tus ojos siempre gritaban lo que tus labios callaron. Siempre fuiste esa mitad rota, desigual e imperfecta.
Pero valías más que cualquier mitad cortada a la perfección. 
Fue ahí cuando empecé a encontrarle sentido a todo lo que había pensado durante los últimos meses. Fue como de repente contestar todos y cada uno de los porqué. Sabía entonces porqué había pensado tanto en ti desde entonces. Había descubierto porque me era tan difícil el hecho de vivir sin ti. Porqué coño te habías vuelto tan necesaria. Porque te tenía tanto miedo. Y joder, desde que supe que te quería, no he pensado en otra cosa. Todas las noches las mismas dudas, todas las noches la misma canción. Pensando en lo mucho que nos abrazaba esa letra, en lo mucho que se parecía a todo lo que había pensado de nosotros. Y ahora si estoy aquí no es de casualidad. Estas dos últimas semanas he debatido conmigo mismo si decírtelo o no. Si dejar que pasara el tiempo, o hacer oídos sordos. He pensando mucho en todo esto. Y he llegado a la conclusión a la que jamás quise llegar, a la que tenía tanto miedo. Y aquí estoy, plantado en tu puerta, rogándote un segundo para que me escuches. Esta no es la típica confesión adolescente, ni la máxima declaración de amor. Solo he venido a hacerte saber que desde que llegaste nunca más me he vuelto a sentir solo. Que eres todo lo que nunca quise encontrar pero siempre terminé buscando. Y que me da igual que seas una maniática del orden, te muerdas las uñas, cantes en la ducha y siempre te dejes el culo del vaso de colacao. Porque adoro que no puedas dormir sin calcetines y que cuando te gusta una canción la pongas mil veces, sin si quiera dejarla acabar para escucharla de nuevo. Y que me gusta que seas capaz de llorar únicamente leyendo un libro. Y que defiendas tanto tus ideales que te crees un propio mundo paralelo en el que te refugias cuando estás triste. Que me encanta que no puedas pasar ni un sólo día sin escribir. Y necesitaba decírtelo. Porque nunca te he dicho nada de esto, y nunca te he dicho que me encanta que alguien me moleste si ese alguien eres tú. Y que no eres más que todo lo que me hace sonreír. Y que sería incapaz de verte coger ese tren para marcharte. Que no te vayas, joder, he venido a decirte que no te vayas. Porque ahora que te veo con el equipaje, ahora que sé que estás a punto de pisar ese andén, ahora es cuando me he dado cuenta de como todo lo que le estaba dando sentido a esa sonrisa que tenía todos los días...me he dado cuenta de que esa sonrisa me la sacabas tú. Y he tardado, pero he descubierto que no quiero que te vayas de aquí si no es conmigo de la mano. Y es por eso que te pido que te quedes. Porque no ha pasado un solo día en el que no haya recordado tu nombre con una sonrisa...Quédate, Paula. Quédate. Porque si te vas me voy a arrepentir toda la vida de haberte dejado escapar.



















# Hoy el blog cumple un añito. Cumpleaños feliz, cumpleaños feliz, te deseamos todos, cumpleaños feliz. 

Comentarios

  1. No puedo expresar lo que me hace sentir esto!!! Quise llorar y no lo logré, estoy jugando a ser fuerte por algo que recién me pasó..... pero ya lloraré!!! Me encanta. GRACIAS!

    ResponderEliminar
  2. Hola Noelia !!
    Muchas Felicidades por el añito de tu espacio!!
    Yo soy de Mataró!! estamos cerquita : )
    Me quedo por aqui, que quiero ir leyendo todo , y te dejo en fav.
    Visitame si gustas, seras Bienvenida,
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado esta entrada especialmente, adoro tu blog desde hace tiempo, es bueno saberlo. A todos nos gusta que alguien nos tenga en cuenta y se acuerde de nosotros y tu blog es siempre mi última acción antes de dormir, mi pequeño ritual.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ni novios, ni amigos, ni colegas. Somos lo que el tiempo deja.

Si algún día te preguntan por mí.

Palabras que te mereces aunque no lo sepas.