viernes, 22 de febrero de 2013

Tuve que ver cómo te alejabas y en silencio echar de menos cada palabra. Tuve que mirarte a lo lejos y resignarme. No te iba a rogar que te quedaras, porque lo último que necesitabas era yo. Yo ya no estaba en tus planes así que me quedé sentada mientras tú empezabas a volar lejos de mí.


3 comentarios:

  1. yo le diria a ese alguien, que lo espero besitos

    ResponderEliminar
  2. Algún día ese alguien se arrepentirá de haberse ido. Y aunque no se arrepienta, que más da. Ahora te queda y toca encontrar las fuerzas para empezar otra vez y hacer tu camino que va a estar cargado de cosas buenas. ¡Ánimo!

    ResponderEliminar

abrumador

Quizá pueda sonar raro, pero cuanto más cerca estoy de ser aquello que he deseado ser desde que mi uso de razón se coló en esta habitaci...