martes, 5 de febrero de 2013

Intento inútil de ser feliz.





Aunque lleve el corazón en la garganta todo el día y por las noches me deshaga. Y aunque se me haga pesado levantarme de la cama todos los días por el simple hecho de que sé que ya no estás. Despegar en el cohete de mis pensamientos y aterrizar en cualquier lugar menos en el que quiero estar. Decidir usar la razón por primera vez en mi vida, porque sé que así dolerá menos. Pero sufrir todos los días porque voy en contra-dirección a lo que mi corazón dicta. Sé que no soy una chica valiente, ni fuerte...pero saco las fuerzas de los bolsillos, saco las fuerzas de donde sea, porque necesito luchar. Necesito luchar en ésto. Y me cuesta más de lo que desearía...y cuando nadie me ve me rompo. Y a veces la tristeza supera con creces mi alegría, y finjo que estoy bien aunque todos sepan que no.
Es girar la vista si me lo encuentro, es hacer oídos sordos a su risa, o si escucho su respiración tras de mí. Es ignorar su olor aunque sea lo más perfecto que he olido nunca.
Y desengancharme de los recuerdos poco a poco, como haciéndoles perder su peso. Es partirme en mitades cuando llego a casa y le echo de menos. Es comerme con patatas los miedos y fingir una sonrisa frente a los ojos que me miren por el simple hecho de aparentar que todo está bien.
Es convertir todo lo que he deseado todo este tiempo en algo invisible. Es ese intento inútil de ser feliz traicionando mis propios sentimientos. 


















Y el vídeo me encanta demasiado.
















1 comentario:

abrumador

Quizá pueda sonar raro, pero cuanto más cerca estoy de ser aquello que he deseado ser desde que mi uso de razón se coló en esta habitaci...