viernes, 15 de febrero de 2013

#



Prenderle fuego a cada gota de lluvia.
Porque a base de llover, se mojaron mis planes. Y a base de soñar, me olvidé de que mientras mi cabeza volaba lejos, mis pies pisaban un mundo paralelo en el que no quise estar. Pero he aterrizado, ahora sé dónde estoy, de dónde vengo, y sobretodo hacia adónde voy. Sin máscaras, ni pasado, ni miedos. Noelia, solo Noelia, tan transparente y directa como siempre. Voy a ser feliz. Porque creo que yo también lo merezco.  




















1 comentario:

  1. Hola. Muy buena metáfora, me encantó. Lo más cierto es que todos nos merecemos ser felices, aunque hay veces que hay ciertas cosas que impiden que lo seamos. Te invito a pasar por mi blog si querés. Que tengas un lindo día. Un beso.

    ResponderEliminar

mi batalla contra el invierno

Saco las palabras por las mangas del jersey, asomo la cabeza por ese agujero, que tengo cerca, y que es la verdad. Y el viento fuerte y...