lunes, 1 de mayo de 2017

Cuando la piedra esconda la mano,
cuando la mano se coma a la serpiente,
cuando el silencio grite sin remedio,
cuando el mundo no gire
y el mar se reseque;
cuando los pies ya no rueden
y el río se pare.
Cuando el vértigo sea valiente
y la sangre no recorra mi cuello,
cuando muera viviendo,
cuando viva sin respirar.
Cuando el viento me arrastre 
y la corriente ya no se llame aire,
cuando las tripas no suenen
cuando sacie mi sed 
cuando la tortura se vuelva paz.

Cuándo.
Cuándo.
Cuándo será.
Cuándo.
Cuándo.

Ahora.
Nunca.

Ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

abrumador

Quizá pueda sonar raro, pero cuanto más cerca estoy de ser aquello que he deseado ser desde que mi uso de razón se coló en esta habitaci...