Mundo

Ojalá por un momento
-solo por un momento-
se apagaran todas las luces del mundo
se camuflaran en el olvido
todas las palabras incalculables.

Ojalá el silencio fuera
todo aquel ruido de la verdad.

Y yo, sentada en este balcón
con las piernas colgando,
tecleando estas absurdas palabras
fuera testigo del mejor fin del mundo:
El principio.




Supongo que el silencio es todo lo que deseas
cuando todo lo que tienes alrededor hace ruido.
Hasta yo,
hasta tú
hasta mí,
hasta ti.










Mundo, cállate
esta noche pienso ser yo misma
así que déjame a mí ponerle la banda sonora
a mi libertad.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Ni novios, ni amigos, ni colegas. Somos lo que el tiempo deja.

Si algún día te preguntan por mí.

Palabras que te mereces aunque no lo sepas.