¿Sabes ese momento en el que eres consciente de toda esa presión que has estado acumulando hasta entonces? Llevo dos veranos sin verano. Llevo dos veranos trabajando. Llevo dos veranos medio perdidos (por suerte he sacado cosas buenísimas de ambos). Este verano va a ser diferente. Dentro de dos semanas voy a volver a respirar, a disfrutar del sol, a olvidarme de las obligaciones.
Solo yo,
mi guitarra,
el aprendizaje,
la música
mi voz,
mis letras
mi escritura
mi canal de youtube abandonado,
mi piel morena (esperemos)
y la mejor compañía.
Y bueno, un poquito de inglés.




Hola, verano, te espero con ganas.
Estamos a diez días. 
Estamos a nada de tenerlo todo.


Serás bienvenido.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Ni novios, ni amigos, ni colegas. Somos lo que el tiempo deja.

Si algún día te preguntan por mí.

Palabras que te mereces aunque no lo sepas.