lunes, 14 de diciembre de 2015

Y la vida
como siempre
no esperó
y me pintó
de esperanza
el silencio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi etiqueta de advertencia.

Quizá todo sería más fácil si las personas viniésemos con etiquetas de advertencia. Algo así como un aviso: Si me tocas los pies, m...