No.

 


No. 
No soy la chica que era entonces, cuando podías ir y venir tantas veces como querías. No. Ya no soy ese abril partido, esa lluvia indecisa. No puedes quedarte ya con lo mejor de mí. Ya no puedes decirme que me quieres cuando no me quisiste cuando sí podías.
Ya no puedo quedarme porque ya no quiero hacerlo. 
Estás siendo tan injusto
que no te das cuenta
de que cuando yo moría por ti 
ni siquiera podía llamarte para rogar
que te quedaras.
Te fuiste, desapareciste durante meses
no supe de ti,
me borraste.
Y ahora que no me encierra ese pozo
ahora que tengo ganas de vivir 
vuelves
y pretendes que retomemos el cuento
justo por la página por la que lo dejamos.




Hace tiempo que me obligaste a cerrar el libro, ¿recuerdas?. 
Y dolió tanto que no salí entera.
Ahora esta mitad entera te dice no,
no puedo volver al punto en el que se me cayó el mundo y se me quebró la vida.


Yo no tuve que perder la batalla para darme cuenta de que quería ganarla.


A diferencia de ti.
Nunca pensé que te diría esto a ti,
pero
no. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ni novios, ni amigos, ni colegas. Somos lo que el tiempo deja.

Si algún día te preguntan por mí.

Palabras que te mereces aunque no lo sepas.