sábado, 11 de julio de 2015

Al final lo he entendido.

Al final lo he entendido.
He roto las cadenas.
Ya no voy a quedarme anclada.
Me apetece nadar.
Quiero salir de este agujero.
Y he comprendido,
al fin,
que estoy sola en esto.
Que yo misma voy a coserme las alas,
calmar las heridas
y esperar,
paciente,
a que cicatricen.
He conocido a alguien: A mí misma.
Y yo sí valgo la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi etiqueta de advertencia.

Quizá todo sería más fácil si las personas viniésemos con etiquetas de advertencia. Algo así como un aviso: Si me tocas los pies, m...