Ojalá alguien le hubiera explicado a aquel pájaro que si se atrevía a batir las alas podría volar. 
Pero qué pájaro más cobarde.
Pasó toda su vida en una jaula abierta
de la que no pudo huir 
por miedo a no saber hacerlo.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Ni novios, ni amigos, ni colegas. Somos lo que el tiempo deja.

Si algún día te preguntan por mí.

Palabras que te mereces aunque no lo sepas.