Y de repente empiezo a tenerle una envidia terrible a su cigarro. 
Tiene que ser cómodo posarse en esos labios.

Comentarios

  1. Qué bonito, debo haber escuchado esas dos frases por algún lado,
    qué envidia de aquello que puede rozar el cuerpo de esa persona por la que estamos loc@s.

    isabelrgmz♥
    http://thiswildliffe.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ni novios, ni amigos, ni colegas. Somos lo que el tiempo deja.

Si algún día te preguntan por mí.

Palabras que te mereces aunque no lo sepas.