lunes, 19 de enero de 2015

Que nadie os ponga precio. Solo vosotros sabéis cuánto valéis.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi etiqueta de advertencia.

Quizá todo sería más fácil si las personas viniésemos con etiquetas de advertencia. Algo así como un aviso: Si me tocas los pies, m...