Tantas son las cosas que dejamos atrás...(Despedida BS)

He pasado toda mi vida creyendo que tenía que ser de cierto modo para encajar en algún lugar. Y me he dado cuenta de que en realidad no hacía falta nada más que ser yo misma. Ahora lo sé.
Me he culpado tantas veces por cosas que no eran mi culpa que solo el cielo sabe las lágrimas injustas que he derramado. Quizá creas en mí como lo que pensaste conocer, pero lo cierto es que tal vez yo era la única que aún no se había conocido.

Os dejé atrás. A vosotras. Mis dos almas alocadas que me acompañaron durante 4, 5...¿6 años?. A vosotras, que creía deberos todo.
Estaba equivocada y no me he dado cuenta hasta que he tenido que labrar mi propio camino. Aquella Noelia de quince años habría llorado y se habría hundido ante todo esto, pero lo cierto es que me he convertido en una persona que asume los golpes y las señales de la vida. Debía dejaros atrás para ser feliz y ahora lo sé.
No podía vivir a vuestro lado, no podía quereros si de vuestra parte faltaban muchas piezas. 

Y claro que os he echado de menos, pero no como quien quiere volver, sino como quien quiere alejarse de aquello que le ahoga el alma.
A ti, B, quizá te vuelva a ver. Dentro de muchos años y de muchas risas, quizá vuelva a saludarte con más que un 'hola'. Quizá algún día me cuentes que alguien te ama de verdad y hayas dejado atrás todas tus inseguridades, tus miedos y sobretodo..tu 'Sé que a veces me dejo llevar...' Quizá encuentres amigas que te aprecien tanto y ayuden de la manera en que lo hice yo. Sabes de sobras que a pesar de estar cabreada, y pensar en lo injusta que has sido, siempre tendrás un hueco en mi corazón. Un hueco que nadie ocupará, porque nadie puede sustituir jamás a las personas que pasan por nuestras vidas, pero un hueco que no tendrá lugar ya en mis noches tristes.
Y a ti, S, qué podría decirte. Hoy sumas un año a tu vida, quizá un año especial, porque los dieciocho no se cumplen todos los días, pero de cierto modo no me arrepiento ni me siento culpable por no estar.
Tú también merecías saber lo que era una vida sin mí. Unas espaldas descubiertas que ya no puedo, ni quiero, ni debo cubrir. Conocerás a otras personas y quizá, o eso espero, esta vez, lo sepas hacer bien. Confío en que mi adiós solo te ha hecho más fuerte. Aprovecha esto, es una oportunidad que te he ofrecido de arreglar el pasado, pero no conmigo, nosotras ya no lo necesitamos, sino de arreglarlo contigo misma y saber perdonarte. La vida te perdonó en el momento en que asumimos que estar juntas ya no era lo correcto, ni lo que ansiábamos. Perdónate tú también. Sé que a veces no lo haces.


Si leéis esto, chicas, que lo dudo,
tenéis que saber que un día dentro de mi mundo fuisteis lo más grande. Y que os he perdonado, ya no doléis. Haceos un hueco en el mundo y creced en él.
Lo haréis bien.
No es un 'Hasta nunca', tampoco un 'Hasta luego', yo solo espero que la vida os lleve por el camino que os haga más felices.

Es un 'Hasta que la vida quiera que nos encontremos'.




Adiós, agridulce pasado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ni novios, ni amigos, ni colegas. Somos lo que el tiempo deja.

Si algún día te preguntan por mí.

Palabras que te mereces aunque no lo sepas.