miércoles, 26 de marzo de 2014

Es increíble como el tacto de una piel puede hacerte sentir segura dentro de un mundo tan cruel.
Tú haces de mi vida algo maravilloso, y ahora sé que no quiero cambiarme por nadie, que me gusta mi vida tal y como es y que me gusto yo tal y como soy. Porque hay una persona que me acepta y me cuida día a tras día y ese alguien eres tú.
Te he escrito tanto hoy que solo me queda decirte esto una vez más: Te quiero.

Feliz año, cielo.
No será el último.
Muchos rincones del mundo aún tienen que ser pisados por nosotros.
Y este es solo el principio. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

mi batalla contra el invierno

Saco las palabras por las mangas del jersey, asomo la cabeza por ese agujero, que tengo cerca, y que es la verdad. Y el viento fuerte y...