Y entonces desperté.


No había planeado nada de todo aquello. El pelo rozó mi cara efímeramente. Con la intensidad suficiente como para saber que mi piel debería haber sentido frío. Y sin embargo, ardía. Me ardía cada poro, como si estuviera apunto de estallar en mil pedazos. Como mis mejillas sonrojadas y la velocidad del palpitar de mi corazón . Corrí a una velocidad impropia en mí. Me cubrí la cara con las palmas de las manos ,  con las ideas revueltas. El alma suspiraba, y cogía aire de nuevo. Parecía fortalecerse. Me llené de valor y paré. Me detuve. Una, dos, tres pulsaciones. Todo lo que quedaba a mi alrededor ahora estaba desolado, desértico.  Me hundí en mi propio miedo, y no dejé de mirar hacia todos lados. Temía a la persecución de la vida, intrépida, cambiante, que pasaba volando. Temía a la meta, a la muerte que esperaba quieta a que el reloj avanzara, las agujas volaran, la piel se durmiera, el llanto me estremeciera. Le temía a la fugacidad de las horas y la intensidad de todos y cada uno de los momentos que había vivido durante esos dieciocho años.
Y entonces desperté. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ni novios, ni amigos, ni colegas. Somos lo que el tiempo deja.

Si algún día te preguntan por mí.

Palabras que te mereces aunque no lo sepas.