sábado, 10 de agosto de 2013

Melanco(lía).

Escribo porque las noches son las aliadas de los más bohemios. 
Quizá por felicidad, esperanza o ilusión. Tal vez sea por amor, pero hace meses que no lloro escribiendo algo. Hace meses que no me acuesto en la cama llorando. Hace meses que ya no soy triste. 
Es cierto, le temo a tu pasado, y al mío. Como bien dice Tiziano Ferro en nuestra
canción. Y eso es inevitable. Porque el pasado siempre va a estar ahí. Pero ya no sufro ni me aterra el saber de la existencia de una época en la que los focos no nos enfocaban a nosotros. 
Ahora nuestro presente domina sobre las otras cosas; y estamos aprendiendo a moldear nuestro futuro. Dime,¿no es perfecto saber que cuando abras los ojos un día encontrarás al otro lado de la cama a la persona con la que quieres compartir tus días?...
Yo creo que sí. 






No hay comentarios:

Publicar un comentario

mi batalla contra el invierno

Saco las palabras por las mangas del jersey, asomo la cabeza por ese agujero, que tengo cerca, y que es la verdad. Y el viento fuerte y...