domingo, 21 de julio de 2013

You saved me.

Me has salvado de las mil y una trampas que suele tender la vida. Me has salvado de todas esas cosas que suelen hundir a quien tocan. Me has salvado incluso de mí misma y de mis malas decisiones.
Me has salvado cuando estaba ahogándome.
Y has sacado a flote lo mejor de mí. Me has ayudado a enterrar todo aquello que no servía para nada. Y a decirle adiós a aquellas personas que no merecen mi amistad, ni mi simple saludo.
Me has defendido de los fantasmas del pasado, e incluso lo has hecho de los del presente. No me has dejado caer, me has sujetado fuerte. Y has luchado como nunca antes alguien había luchado 
por mí. Has derribado muros, escalado montañas, nadado océanos para conseguir que sonría y que sea feliz. Ahora puedo lucir estos ojos que brillan y pronuncian a cada parpadeo tu nombre.Y es que solo podré agradecerte que me quieras queriéndote. Y desde que te quiero, no he encontrado mejor forma de vivir que haciéndolo. Es tan tontamente fácil que ya nada consigue darme miedo.
Ahora sé que no vuelo sola, y que alguien coserá mis alas si un día se dañan. Ahora tu mano sujeta mis sueños. y mis sueños nos sujetan a nosotros.
Tenías razón, nosotros seremos la excepción.
Y ahora sé a qué te referías con ello.
Te quiero tanto que ya ninguna palabra hace justicia a lo que siento cuando pronuncias mi nombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi etiqueta de advertencia.

Quizá todo sería más fácil si las personas viniésemos con etiquetas de advertencia. Algo así como un aviso: Si me tocas los pies, m...