Tan jodidamente feliz que me daba miedo que algún día esa felicidad se derrumbara. Es por eso que banceé mis sueños en forma de hechos a la velocidad del viento. Para que algún día en vez de hechos fueran sueños.
Como el de verte sonreír al despertar, y que seas lo primero que mis ojos encuentren  al buscar cuando se abran lentamente. Porque eres la única persona que puedo considerar diferente a todo lo que he conocido antes de ti; es por eso que me da miedo que un día pudieras irte. Porque eres el único que me interesa que se quede. No te alejes nunca... ahora ya me he acostumbrado a vivir entre tus brazos y a morir en tus labios. Mis sueños ahora son de talla doble. No puedes marcharte. 

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ni novios, ni amigos, ni colegas. Somos lo que el tiempo deja.

Si algún día te preguntan por mí.

Palabras que te mereces aunque no lo sepas.