Nueve.

Eres una de esas cosas bonitas que pueden aparecer en la vida sin que tú las pidas. Y ahora que estás aquí, ya no puedo dejarte ir. Hoy hace exactamente nueve meses que descubrí unos labios que me han quitado las ganas de probar otros diferentes. Hoy, y desde hace ya mucho, te quiero. Y eso es algo que nada ni nadie se atreverá a cambiar nunca. Es solo el principio de lo que está por llegar.

Ya he encontrado la fórmula de la felicidad: 2•6= XII.
Te quiero de la manera más loca y más extraordinaria de la que jamás nadie te querrá. 


Raúl, Raúl se llama mi felicidad.

Comentarios

  1. Que lindas palabras Noe, estar enamorada siempre es un riesgo pero esta comprobado que vale la pena tomarlo, un kiss!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ni novios, ni amigos, ni colegas. Somos lo que el tiempo deja.

Si algún día te preguntan por mí.

Palabras que te mereces aunque no lo sepas.