Quizá.

Quizá tu sonrisa debería ser ilegal; ya sabes, por eso de causar tanta felicidad concentrada en un solo instante. 





Te quiero de todas las formas posibles en las que podría hacerlo.
Gracias por esa sonrisa permanente que dejas en mí cada día, pequeño sombi. 
Por si lees ésto, por si aún te pierdes en mis líneas. Decirte que lo nuestro tiene que durar lo que dura una vida.
Doce y veintiséis. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ni novios, ni amigos, ni colegas. Somos lo que el tiempo deja.

Si algún día te preguntan por mí.

Palabras que te mereces aunque no lo sepas.