martes, 9 de abril de 2013

Su sonrisa no tiene precio, y él, sin más, me la regala.
¿Qué ha visto en mí?
Que es capaz de bajarme el cielo en un beso, y hacer de lo difícil algo tan sencillo como  respirar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

abrumador

Quizá pueda sonar raro, pero cuanto más cerca estoy de ser aquello que he deseado ser desde que mi uso de razón se coló en esta habitaci...