No te lo puedo explicar con palabras, quizá con un beso bastaría.
A veces siento miedo, pero otras, tengo la seguridad de que cada paso merece la pena.
Es como si algo me dijese que esta vez todo va a salir bien. Como si viviera convencida de que tus labios son ya parte de mí. Lo haces todo tan sencillo que acojona la idea de prescindir de aire para respirar si estoy a tu lado.
Acojona la idea de poder refugiarme en tus brazos y no sentir miedo. Acojona que tus ojos me acorralen y sean capaces de ver todo lo que yo no veo en mí. Acojona sonreír tanto, y ser feliz. Pero los miedos se escapan cuando tus labios me encuentran. Y yo juego a andar perdida, para ver si me buscas. Para que me encuentres y ya no me dejes escapar.
No podría explicar la sensación que tengo de estar a miles de kilómetros del universo con cada uno de los besos...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ni novios, ni amigos, ni colegas. Somos lo que el tiempo deja.

Si algún día te preguntan por mí.

Palabras que te mereces aunque no lo sepas.