jueves, 18 de abril de 2013

En mi vida hay un hueco hecho a tu medida.

 
 Esas paredes gritarán nuestros nombres para siempre. Aunque el tiempo vuele y las agujas resbalen, aunque los minutos rueden por nuestras manos.
Ahora cada centímetro lleva escrita nuestra historia. Si hay algo que la memoria no es capaz de borrar, eso son los instantes perfectos. Y es que hay recuerdos que merecen futuro. Tus besos, por ejemplo. Los haría presente permanente y los guardaría para siempre. Como en una caja, que cuando la abrieras, pudiera desatar esa sensación de la calidez de tu boca pegada a la mía. Tan simple como respirar tu aire y que tú pruebes el mío. Seremos el futuro hecho recuerdo, para siempre. Y nuestros cuerpos avanzarán con el tiempo, pero tú y yo ahora estamos encerrados en ese reloj, congelados en el minuto exacto, semiperfecto. Podemos pasarnos la vida con los ojos cerrados y el corazón en un puño. Da igual, no me podría cansar nunca de esa sensación de volar con cada roce de labios. Así que si quieres quedarte para siempre, en mi hombro hay un hueco para tu cabeza. Para esos días en los que la tristeza apriete fuerte contra ti. Así que en mi vida hay un hueco hecho a tu medida para que puedas estar y resguardarte del frío en invierno. No te preocupes, mis alas soportarían el peso de los dos, y el cielo susurraría nuestros 'Te quiero' en forma de lluvia. El mundo no está hecho para la locura, pero nosotros podríamos hacerles creer a todos que los cuerdos somos nosotros y los locos son ellos. Total, si cerramos los ojos, el mundo es nuestro. Grita, salta, ríe, llora, pero jamás te hundas. Y si la soledad te ahoga yo te daré un respiro. Seré tu ángel guardián. Y si un día no puedes verme, recuérdalo, da igual, sigo ahí, sintiendo tu dolor a cada latido, al igual que tu sonrisa en cada sonido de alegría que desate tu cuerpo. Siempre ahí, sujetando tu mano con fuerza. 
Como si fuese fácil, como si fuese exacto, como si todo hubiese estado planeado desde siempre. Como si fuese amor. Aunque tal vez lo sea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

abrumador

Quizá pueda sonar raro, pero cuanto más cerca estoy de ser aquello que he deseado ser desde que mi uso de razón se coló en esta habitaci...