Regálame a alguien como tú.


Si vas a marcharte, al menos, regálame a alguien como tú.
Preséntame a alguien que tenga el mismo color de pelo que tú, y lleve puesta esa sonrisa perfectamente colocada. Alguien que coloque exactamente igual los pies al caminar, alguien que lleve impregnado en su cuello tu olor. Pídeme a alguien con los mismos ojos, con ese marrón con tonos verdes y pupilas negras, fijas, clavadas en mí. Regálame a alguien con tus manías, y tu voz, con la misma forma de pestañear o fruncir el ceño cuando no entiendes algo.
Dame a alguien cuyo tacto me haga estremecer, alguien que abrace igual que tú, e incluso me bese con tanta fuerza como lo hacías tú. Regálamelo y hazle saber que le querré; eso sí, asegúrate de que sea exactamente igual a ti. Porque me muero porque ese sofá aguante el peso de ambos, y que ese otro alguien que me acompañe lleve tu nombre también.
Regálame a alguien con tu risa, y tu manera de hacer como el que no quiere la cosa. Alguien con tus sueños, y tu forma de querer comerte el mundo. Regálame a alguien con tus bostezos, alguien que vista tu ropa. Dame a alguien que lleve su locura hasta el límite más alto, alguien que abrace con los ojos cerrados y me apriete fuerte a su cuerpo. Regálame a alguien con tu ideología y tu manera de ver la vida. Alguien que ame el fútbol tanto como tú,  y si puede ser, que esté tan guapo cuando chuta una pelota como lo estás tú. Vete, si quieres, pero no sin antes dejarme a tu copia en la puerta, para que al menos me quede un recuerdo con sabor a ti. Dile que olvide mis manías e intente quererme, que me abrace cuando esté distante y me diga Te quiero en cinco idiomas, como hacías tú. Dile que me lleve por esos sitios donde tú y yo hemos estado a veces, y que se coloque exactamente igual para tomarme por los hombros al caminar por la calle. Dile que no se olvide de mis sonrisas y que me eche de menos, que me envíe mensajes con la ilusión de que le responda, y se sorprenda al ver con la rapidez que contesto cuando de ti, o de alguien como tú, se trata. Dile que muerda como tú, y me mire como tú. Dile que no lo dude nunca, que se coma los miedos y escupa los dramas. Tú puedes irte, si quieres, pero déjalo en mi puerta antes de marcharte. Con un par de cervezas y con ganas locas de quererme. Déjalo en la puerta y deja con él todos esos gestos que hablaban de un nosotros convertido en promesa.
Vuela lejos, pero antes…regálame a alguien como tú. Porque, la verdad, no sé vivir sin tenerte, y necesito que alguien pronuncie mi nombre con tu voz. Una voz que me susurre unas frases baratas de amor, alguien que me llene los días de felicidad, como hacías tú, y haga de las cosas difíciles algo tan sencillo como respirar. 

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ni novios, ni amigos, ni colegas. Somos lo que el tiempo deja.

Si algún día te preguntan por mí.

Palabras que te mereces aunque no lo sepas.