miércoles, 23 de enero de 2013

Instantes que no se olvidan.



Sus manos vacilaron antes de rozar mi piel. No podía verle la cara, pero aún estando a oscuras, sabía cómo me estaba mirando. Podía verle sin si quiera mirarle. Acarició mis mejillas, y jugó a acariciar también mi nariz. Yo me reí. Sentía que él ahora era el que llevaba el mando, quien podía controlar mis nervios, los latidos de mi corazón, ahora acelerados. Posó sus dedos en mis labios, y acariciándolos también, jugó a dejar su rastro en ellos. Me estremecí y quise acercarme aún más a él. Y aunque algo me decía que eso no podía estar bien jamás pensé en huir de aquella situación. Suspiré. Sus manos se paseaban por mi brazo, y de nuevo por mi faz. Temblé bajo el tacto de la calidez de sus dedos y me acerqué ligeramente aún más a él. Sentía su respiración, sentía el impulso de besarle. Pero frené, me contuve, y esperé, quizá con la esperanza de que me besara, o al menos, pudiéramos apartarnos un poco y hacer como si nada. Pero el tiempo se nos echó encima, se nos nubló el cielo, la vista, los pensamientos. Pero en nuestro corazón había salido el sol. Y como si de coger impulso se tratara, su boca se aceleró y cayó sobre la mía. Había echado tanto de menos aquel sabor…que por un momento creí haber estado soñando. Pero ahí estaba él. Puse mi mano en su espalda, haciendo el intento de acercarlo a mí, y él buscó mi cara con sus manos. Tomó mi mejilla y me besó. Cada beso hablaba por sí sólo, cada palabra se convertía en un suspiro, cada respiración entre cortada era como una lágrima del alma. Cada sentimiento estaba reflejado en algo tan simple y complicado como unas manos y unos labios que no sabían qué buscaban pero sí qué encontraron. 























Noelia, tienes que abrir los ojos
y ver la realidad: él ya está pasando página,
él ya no te echa de menos. Ya no.

2 comentarios:

  1. Me gustó la entrada y la foto! La ultima parte en pequeñito que pusiste de bajo me identificó muchisimo:_ Un beso :)

    http://www.sweetcinderellaa.blogspot.com

    ResponderEliminar

abrumador

Quizá pueda sonar raro, pero cuanto más cerca estoy de ser aquello que he deseado ser desde que mi uso de razón se coló en esta habitaci...