lunes, 14 de enero de 2013

Cabía en nuestras miradas más de lo que éramos capaces de decir. Sonrisa gastada, caricias del alma.
Susurros que gritan, silencios que nos callan. Mirada tímida, palabra sincera.
Metáfora que se vuelve realidad, el tacto de tus manos. Tu olor,aunque finja no sentirlo.
Y cada día me gusta más mirarte, y cada día me gusta más que me molestes con cualquier tontería.
Cabe en nosotros más de lo que decimos, cabe en nosotros más de lo que creemos, cabe en nosotros más de lo que ellos saben, o cualquiera intuye. 

El mundo no se detiene cuando nuestras miradas se encuentran, mi mundo, sí.
Hacerse la fuerte no sirve para mucho cuando de amor se trata, hacer como el que no quiere la cosa, decir lo contrario a lo que piensas, detestar el momento en el que no toca una asignatura común, y miro cómo te marchas.
Todavía nadie ha sido capaz de decirme con palabras todo lo que tú me dices con tus ojos, nadie. 
Nadie me hace cosquillas en el alma, nadie. Sólo estás tú, ahí, con esa sonrisa que besaría mil veces y esa manía que tienes, esa manía  de hacerme feliz. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

abrumador

Quizá pueda sonar raro, pero cuanto más cerca estoy de ser aquello que he deseado ser desde que mi uso de razón se coló en esta habitaci...