12.



Desde que volvimos a hablar más, desde que me dijo que me echaba de menos, no ha habido una noche en la que no me acueste con una sonrisa en la cara. Tal vez porque sus ojos siguen brillando como siempre, quizá porque su sonrisa sigue siendo mi fuerza. A lo mejor, porque cualquier tontería a su lado, deja de ser una tontería. Puede que porque me dé igual lo que me diga, me conformo con tenerle cerca. Y poder hacerle enfadar, que de broma se indigne, o hacerme la ofendida para que me diga cualquier gilipollez.  Tal vez porque ya me da igual el tiempo, el lugar, la situación…lo único que me gusta es verle. Y que hablemos por las noches.Sentirle cerca de mí. Quizá es eso por lo que me despierto también con una sonrisa por las mañanas…quizá sea por él.







Mirar el móvil a las 12:12 del día 12.
Acordarme de ti. 
Hoy hace tres meses que nos besamos por primera vez.
Sonreír.
Pensar en que me encantaría verte hoy.
No decir nada por miedo a que busques alguna excusa para no vernos.
Porque quizá no te apetecería verme.
O tendrías planes...
















PD. También tenéis más escritos míos en mi Tumblr: CLICK AQUÍ.

Comentarios

  1. Muy bonita la entrada :3 Lo cierto es que me siento bastante identificada. Hace poco retomé el contacto después de mucho tiempo con una persona muy especial y me siento igual...
    Un beso!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ni novios, ni amigos, ni colegas. Somos lo que el tiempo deja.

Si algún día te preguntan por mí.

Palabras que te mereces aunque no lo sepas.