domingo, 2 de diciembre de 2012

Y que estés orgulloso de mí.


No hay en tus labios un '' Muy bien'' o un ''Estoy orgulloso de ti''. No lo hay. Lo espero con ansias cuando te entrego mi media de 7.7. Pero no lo hay. Mamá me mira orgullosa, sé que lo está por su sonrisa, y entre ella y yo no son necesarias las palabras. Pero tú sigues lejano como siempre. Un ''Lo estás haciendo muy bien'' hubiera sido suficiente. Porque, ¿sabes qué? Siempre he querido ser la hija que esperabas. Sé que que yo sea periodista, o profesora de literatura, o ame escribir y cantar no te va a satisfacer. Quizá hubieses preferido que fuese doctora, que se me dieran de coña las matemáticas, o que mi carrera necesitara más de un doce para acceder a la universidad. Sé que nunca has estado orgulloso de mí. A pesar de haber sido la chica de los notables en primaria, de no haber salido todos los viernes de fiesta, de no fumar, de ser un buen ejemplo para todos. Nunca ha sido suficiente para ti. Siempre me has echado en cara algo, siempre me has reprochado algo. ¿Por qué no aceptas que sea así de sensiblona? Recuerdo que te quejabas cuando me veías llorar cuando me regañabas. Tu familia nunca me ha aceptado, tampoco. Sé que tengo muchísimos tíos, pero, ¿cuántos de ellos se acuerdan de mi cumpleaños? Ninguno. Es triste sentirse tan desencajado  a veces. Creo que nunca he formado parte de eso. Sé que has puesto todas tus ilusiones en mi hermano. Sé que a él siempre le premiarás con una sonrisa cuando haga algo bien porque le cuesta más que a mí hacer las cosas como se deben hacer. Pero es que yo siempre he tenido que tirar del carro, ser la fuerte, la madura, ser la que toca con los pies en la tierra. Nunca he tenido la oportunidad de poder equivocarme, porque yo al pintar no me salía de la línea y él sí. Es simplemente porque para mí parecía fácil, pero tú no has visto las horas de estudio y dedicación, no has visto como he llorado frustrada cuando he visto algún ''6'' en mis notas. No lo sabes porque no estás ahí cuando sucede. Porque aunque el resultado sea excelente, la práctica es demasiado dura. Cada vez que he sacado un 9, cada vez que un examen me ha ido realmente bien, sólo he pensado en lo orgulloso que estarías tú, y ella, en lo orgullosos que estaríais de mí.
Pero mi ilusión se desvanece si veo deshonra en tu rostro. No voy a ser esa hija perfecta nunca, debes de saberlo. Soy la chica de los Notables, no de los Excelentes. Siempre ha sido así, y siempre lo será.
Y voy a luchar por oír, algún día, de tus labios, un:
- Noelia, estoy orgulloso de ti. 

2 comentarios:

  1. ¿Sabes algo? Quizá sea la primera vez que reconozco esto en algún sitio, pero este texto me ha llegado. Mi padre, mi madre... Nunca, nunca han estado orgullosos de nada de lo que he hecho. Ni si quiera de cuando saco buenas notas, aunque solo sea de vez en cuando. Y la verdad es que hace como cinco años que dejé de esperar ese estoy orgullso/a de ti. Aprendí que la gente necesita oír que alguien está orgulloso de él o ella, pero que a mi me basta con estar orgullosa yo de mis propios actos. No se trata de su futuro Noelia, se trata del tuyo. Busca cosas que puedan hacer que él esté orgulloso, pero que no sean cosas que no te hacen estarlo a ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón...pero a veces necesito que ellos también crean en mí. Para no estar tan sola, para no conseguirlo sólo por mí. Necesito que ellos sientan que están orgullosos de mí también...
      Pero gracias, Sil <3

      Eliminar

abrumador

Quizá pueda sonar raro, pero cuanto más cerca estoy de ser aquello que he deseado ser desde que mi uso de razón se coló en esta habitaci...