Que mi tópico de amor pierda los tópicos.

Caricias en tu espalda que no volverán. Un beso amargo que sabía a final. La historia medio acabada que aún estaba por empezar. Lo de siempre. Lluvia, dos almas impares conectadas que se dejan de buscar. Un tropiezo en la casualidad, un intento de olvido. Un ''no va a volver más'' que deja ir tu amiga, sin más. Un ''es que no me importa ya qué pasará''. Vacío existencial que lo llenas con frases típicas de amor. Filosofía barata que inventa un corazón. Escribes para aliviar el dolor, y como siempre las palabras te abrazan aún mejor que el corazón. Una promesa que queda en el aire. Recuerdas que lo que valen son los hechos y no las palabras, pero aún así sabes que lo escrito perdura siempre. Y tú tienes escrito su nombre en todos tus recuerdos bonitos. Instantes con valor incalculable.
Pero ya no ves la vida con ese tono triste con el que los poetas la pintan, no. Tú le buscas un sentido irreal a la existencia de todo humano, y sigues pensando que el amor no es sólo cosa de adolescentes. Que sigue siendo un juego en el que pierdes, pero que un día encuentras a esa persona. La persona a la que todo el mundo se dirige con pronombres, diciendo constantemente, ''es él'', ''es ella''. No tienen ni idea. Amar es más que un verbo, aunque esto cae en todo tópico de frase barata.
Como si mis palabras no hubieran perdido la cordura hace tiempo...
Sigo cantándole al recuerdo. Como si todavía fuera abril, como si la feria siguiera ahí puesta, como si tus caricias aún fueran suaves. Como si tus besos aún perduraran.
Nunca dejaré de cantarle al amor, al igual que nunca dejaré de ponerle a él tu nombre. 

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ni novios, ni amigos, ni colegas. Somos lo que el tiempo deja.

Si algún día te preguntan por mí.

Palabras que te mereces aunque no lo sepas.