- Quiero que los ''te quiero'' se hagan eternos.
- ¿Crees que esto tiene fecha de caducidad?
Aytor se removió algo nervioso en la arena. Apoyó las manos hacia atrás, y dejó caer su peso ligeramente hacia adelante. Miró el mar, nervioso, triste, pensativo.  Le miré esperando una respuesta.
- Si la tiene yo no quiero saberla.
- A veces pienso en esas cosas...
- ¿En los finales?- Aytor me atravesó con su mirada y después clavó los ojos en un puñado de arena que había cogido segundos atrás.
- Sí...
- Pero si es triste pensar en eso...
- ¿No es más triste vivir en una nube donde todo parece perfecto? La realidad es más dura.
Aytor me miró fijamente.
-Yo no quiero que caduquemos. Hay historias que son para siempre.
- El porcentaje es bajo.
- El porcentaje de que un chico como yo y una chica como tú acabaran juntos también. Yo nací en la otra punta del mundo, pero estoy aquí, Alina. Estoy aquí, ahora, contigo.
- Eres increíble, tanto que me da miedo caducar.
- Si lo nuestro tiene que acabar, ya lo hará. Pero ahora no pienses en eso. Hay estrellas, mar, luna, tú...yo. No nos falta nada.
- ¿Nada?
- Bueno...
- ¿Qué falta?
- Me falta un beso tuyo...
Sonreí.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ni novios, ni amigos, ni colegas. Somos lo que el tiempo deja.

Si algún día te preguntan por mí.

Palabras que te mereces aunque no lo sepas.