Aprovecho estos cuatro años para decirte adiós.

¿Te acuerdas de aquella Noelia frágil que contaba las horas que quedaban para volver a verte? La misma que te suplicaba un amor que tú entregabas a otras. ¿La recuerdas? Pelo rizado, rubio. Ojos marrones, con líneas verdes al sol. Manos frías, corazón que latía desenfrenado cuando estabas tú. ¿Recuerdas a aquella Noelia? Pues tengo una noticia para ti. Noelia murió hace meses. Noelia no es frágil, ahora es de esas chicas fuertes que lloran sólo de rabia. Noelia no te ama a ti, ya no. Noelia sigue teniendo el pelo rubio y rizado, pero ya no se peina pensando en cómo la verás tú. Su corazón ahora late desenfrenado con los besos de alguien mil veces más increíble que tú. ¿Recuerdas cuando te decía que eras la persona más estupenda que había conocido? Ahora miro tus fotos, tus notitas, tus mensajes, tu recuerdo, y me siento un poco engañada. Timada. Ilusionada. No eras el chico increíble que creía que me rescataría siempre. Demostraste que no valía la pena que luchara por ti y eso hice, me rendí cuando ya llevaba años de guerra. Tiré las armas por el balcón, y esperé tu regreso mil veces al día. Pero tú ya nunca regresabas. Pasaban los días y mis páginas estaban en blanco.
Ahora la nueva Noelia ama de otra manera, la nueva Noelia tiene quien le abrace en verano, primavera, otoño o invierno. Noelia ha aprendido que la fortaleza nace de la experiencia. Si me vieras ahora, sonriendo, no me reconocerías. ¿Qué por qué te escribo? Porque supongo que mi cabeza echa de menos las conversas contradictorias contigo. Pero no te equivoques, no. Yo no daría un duro por recuperar nada de lo que se ha ido por el precipicio del olvido. Ya no quiero salvarte de la tristeza, ni coger tu mano cuando te caigas, ni sostenerte en mi espalda para subir las cuestas. Ya no quiero tus besos, ni mucho menos tus ''te quiero''.
Sus labios saben a amor, los tuyos sabían a amargura. Sus labios saben a ''te quiero'', los tuyos sabían a ''nunca serás suficiente para mí''. Ahora me miro en el espejo y sé que alguien me quiere por lo que soy, y no me da asco observar mi reflejo. Tú ya no eres la razón por la que me despierto a la una de la mañana y lloro, porque hace mucho tiempo  que no lloro de tristeza.
Y me han hecho falta tres años para darme cuenta de tantas cosas...pero en realidad te agradezco todo el daño, todo el dolor, gracias a ello, ahora soy la chica más fuerte del planeta. O no, pero he madurado y eso...tiene un precio incalculable.
Creo que es lo único que he sacado al exprimirte, mi experiencia.
Adiós para siempre. Hoy haría cuatro años. Hoy firmo tu despedida. Definitiva. Real.
Hoy ya no estás.
Hoy ya no duele.
No te siento,
no te espero,
ni te quiero,
ni te anhelo.

Hoy sonrío porque alguien me llena el alma, y ese alguien por primera vez en años, no eres tú.

Comentarios

  1. Que suerte tienes de haber podido olvidar a aquella persona que te hizo daño.
    Yo estoy en el comienzo de ese largo proceso, pero bueno, lo estoy intentando.
    Espero que sigas muy bien y que te pases por mi nuevo blog
    Un beso reina.
    http://gastaloslabios.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo se supera! Ya lo verás! Un besazo, ahora mismito me paso! :) <3

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Ni novios, ni amigos, ni colegas. Somos lo que el tiempo deja.

Si algún día te preguntan por mí.

Palabras que te mereces aunque no lo sepas.