sábado, 20 de octubre de 2012

Cuánto.

Hazme el amor, no la guerra.
Atrápame en tus sueños,
no me dejes escapar en tu realidad.
Hazme el amor, no la guerra.
Hoy quiero que me quieras un poco más.
Dejémonos de promesas, juramentos y mentiras,
hoy quiero que me mires a los ojos y me quieras de verdad.
Dame un segundo,
quiero demostrarte tanto,
que no sé si bastará,
pero intentaré decirte te quiero,
con un beso y una lágrima. 
Dame sólo eso,
un segundo,
no más.
Lo intentaré, yo puedo,
¿sabes?
yo sé. 
Dámelo, va, no juegues a tenerlo.
Es mi corazón, devuélvemelo,
a ver si cae al suelo.
Un segundo,
¿lo has visto?
te lo he dicho.
¿Lo has captado?
Un te quiero,
un te amo.
Un ” vamos, que se hace tarde,
pero quiero quedarme a tu lado”.
No me juzgues,
nunca he hecho esto antes,
contigo es diferente,
creo que me has atontado.
¿Enamorado? ¿Es demasiado?
No sé, pero borras mi presente y mi pasado.
Construyamos un futuro, ¿te atreves?
te quiero. ¿Me quieres?  














(Hueles a dulce, a ''no te voy a dejar escapar''. Hueles a ternura, a ''ven y abrázame ya''. Dame un segundo para que me pueda situar, me acaban de dejar sin aliento tus besos.
¿Cómo puedo chillar ''te quiero'' y que sólo lo escuches tú?
Vamos a perdernos a una isla desierta, por fa, por fa, por fa...Sé que tú también te mueres de ganas. ¿Te imaginas? Las únicas testigo de lo que te quiero serían entonces las estrellas. ¿Mola, eh? A mí me gustaría tener al cielo de testigo de esto que nos está pasando, por si un día te olvidas de mí, y poder preguntarle a él si esto fue real. )







No hay comentarios:

Publicar un comentario

abrumador

Quizá pueda sonar raro, pero cuanto más cerca estoy de ser aquello que he deseado ser desde que mi uso de razón se coló en esta habitaci...