viernes, 1 de mayo de 2015

Creer en todo es como creer en nada.

Y creo que ya no puedo creer en nada.
Porque nada es suficiente
porque toda confianza se queda corta.
Y entro en la espiral de querer y no poder,
de arañarme la espalda con miedos.
Porque giro, giro y giro
y no sé volver
al lugar de origen.


Supongo que estoy intentando evitar
la próxima caída.
Pero ya he alzado el vuelo
y cualquier persona cuerda
debería saber
que al igual que todo lo que sube baja
si hoy estoy arriba
mañana caeré.



Y qué miedo más tonto le he cogido últimamente a las caídas.
Será porque han dolido tanto
que han dejado cicatrices
que me gritan
que no las abra
otra vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

abrumador

Quizá pueda sonar raro, pero cuanto más cerca estoy de ser aquello que he deseado ser desde que mi uso de razón se coló en esta habitaci...