lunes, 31 de marzo de 2014

Dime tú si no cambiarías el rumbo.

 


Si el cielo cae, no te preocupes, yo entiendo de recoger pedazos. Porque muchas veces he tenido que armarme de valor y esperar que el mundo girase hacia otro lado. Y llega un punto en que ya no es cuestión de fuerza, sino de valerse. Ni de tiempo, sino de perderse. Porque las oportunidades son efímeras y nosotros fugaces. Dime entonces si tú no cambiarás el curso de tu vida, si supieses que vas a toda leche y que vas a chocarte contra un muro lleno de ilusiones...
Dime tú si no merecería la pena ser mejor para hacer de tu vida algo más increíble.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

abrumador

Quizá pueda sonar raro, pero cuanto más cerca estoy de ser aquello que he deseado ser desde que mi uso de razón se coló en esta habitaci...